Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel llama a consultas a su embajador en Suecia tras el reconocimiento del Estado palestino

Liberman dice que las relaciones internacionales son más complicadas que los muebles "de Ikea"
El Gobierno israelí ha decidido llamar a consultas a su embajador en Suecia, Isaac Bachman, como medida de protesta por la decisión de las autoridades de Estocolmo de reconocer oficialmente al Estado palestino, ha informado el diario 'Jerusalem Post'.
El ministro de Asuntos Exteriores israelí, Avigdor Liberman, ha justificado la decisión de llamar a consultas al embajador y ha asegurado que el Gobierno sueco debe entender que las relaciones en Oriente Próximo son "más complicadas" que los muebles "de Ikea". El jefe de la diplomacia israelí ha asegurado que el reconocimiento de Palestina por parte de Suecia es "una decisión desafortunada que fortalece a los extremistas".
"Es una pena que el Gobierno sueco haya decidido adoptar una medida que hace mucho daño y no tiene beneficios", ha asegurado. Liberman ha afirmado que el reconocimiento fortalece "las demandas irreales" de los palestinos y aleja cualquier posibilidad de acuerdo.
La ministra de Asuntos Exteriores sueca, Margot Wallström, ha afirmado en un comunicado que el reconocimiento de Palestina busca "facilitar" un acuerdo de paz haciendo a las partes "menos desiguales" al apoyar a las fuerzas palestinas "moderadas" y al contribuir a la "esperanza" en un momento en el que crecen las tensiones y "no hay conversaciones de paz".
Altos cargos israelíes han asegurado que la decisión del Gobierno sueco se ha adoptado más con la vista puesta en la clave política a nivel nacional que con el conflicto entre israelíes y palestinos. El reconocimiento llega tres semanas después de la toma de posesión del nuevo Gobierno sueco, liderado por socialdemócratas.