Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La liga de fútbol de Israel no empezará este fin de semana debido al fuego cruzado con la Franja de Gaza

La primera jornada de la liga de fútbol israelí, la Permier League de Israel, no dará comienzo este fin de semana, como estaba programado, debido a la reanudación del fuego cruzado con la Franja de Gaza, según ha asegurado el periódico local 'Haaretz'.
A pesar de que el Comando de Defensa ha permitido las grandes concentraciones a 80 kilómetros del territorio palestino, la liga ha decidido no celebrar una jornada en la que solo se jugarían algunos partidos.
Los dueños de los clubes se han reunido este jueves para abordar esta cuestión. Algunos esperaban un acuerdo con los militares y han argumentado que en ocasiones anteriores se les ha permitido seguir con la liga en lugares seguros. Incluso si no se pudiera jugar en Beer Sheva, Ashdod, Ashkelon, Rishon Letzion y Tel Aviv, la primera jornada debería empezar en la fecha prevista, han apuntado.
Según 'Haaretz', no habría habido problemas en jugar el partido entre el Hapoel Raanana y el Hapoel Petah Tikva que se disputa en Natanya, en el norte de Tel Aviv, por ejemplo. Lo mismo habría ocurrido con los partidos entre el Maccabi Haifa y el Bnei Sakhnin y entre el Hapoel Haifa y el Hapoel Acre. Además, los partidos en el sur o centro del país podrían haberse jugado en el norte.
Algunos directivos de los clubes han destacado la presión de la Asociación de Fútbol de Israel pues, según la Asociación, si la liga se retrasa el partido de clasificación para la Eurocopa 2016 que jugará Israel contra Bélgica tendrá que jugarse en Chipre.
"¿Hamás dice que no juguemos al fútbol y nosotros obedecemos? Esto es patético", ha asegurado el dueño de uno de los clubes. "¿Por qué no tomamos una posición más extrema?", ha añadido.
El dueño del Hapoel Raanana, Asher Alon, y uno de los miembros de la ejecutiva de la liga han asegurado que los partidos deberían haberse jugado en la fechas previstas. "No hay duda de que se puede jugar en algunos de los campos", han señalado. "No hay razón para no cambiar algunos partidos que se juegan en casa y así tener al menos una ronda parcial", han añadido.
El dueño del Bnei Yehuda, Moshe Damayo, ha subrayado que la decisión debía ser tomada con el Ejército. "Creo que debemos proceder de acuerdo con lo que dicte el Comando de Defensa", ha indicado. "Si ellos dicen que no se juega, no debemos hacerlo", ha aclarado.
Otros de los directivos han criticado la decisión de celebrar la ceremonia de apertura de la liga en el nuevo estadio de Haifa, el Sammy Ofer Stadium, incluso si el partido del Maccabi Haifa se pospone.
"El evento contará con la presencia de 1.000 personas", ha asegurado uno de los directivos. "¿No es una gran reunión? Si no vamos a jugar en Haifa, la apertura de la temporada no se debe celebrar", ha concluido.