Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Israel, dispuesto a intercambiar 1.000 prisioneros palestinos por el soldado Shalit

Israel liberará a 1.000 prisioneros palestinos si Hamás libera a Gilda Shalit, el soldado capturado por sus militantes hace cuatro años, ha anunciado el primer ministro israelí Benjami Netanyahu.
En un emisión en directo para el país, Netanyahy ha dicho que todos los israelíes quieren a Shalit de vuelta sano y salvo, pero que la nación no puede "pagar cualquier precio" porque experiencias pasadas muestran que muchos palestinos liberados han vuelto a realizar ataques contra Israel. 
"La oferta del mediador alemán con la que estamos de acuerdo es aceptar liberar 1.000 terroristas. Este es el precio que estoy preparado a pagar por traer a casa a Gilad. He dicho sí al acuerdo y estamos listos para la inmediata implementación", ha indicado Netanyahu.
Sin embargo, el primer ministro israelí ha indicado que Israel no aceptará cualquier demanda de los captores de Shalit. "Hay precio que no estoy preparado a pagar y que no están incluidos en este difícil acuerdo", ha explicado.
"Soy firme en dos principios básicos: el primer principio es que los terroristas peligrosos no volverán a las áreas de Judea y Samaria (la franja de Cisjordania) desde donde podrían dañar a ciudadanos de Israel", ha señalado. El segundo punto es que "los terroristas de alto rango" no serán liberados porque "una vez libres de la cárcel, fortalecerían el liderazgo de Hamás y darían más apoyo a nuevos ataques de terror". 
En una campaña para presionar al gobierno a negociar por la liberación de su hijo, la familia de Shalit, junto a la gente que les apoya, comenzó el domingo una marcha hacia Jerusalén. Han declarado que acamparán enfrente de la oficina del primer ministro hasta que Shalit vuelva a casa.
La respuesta de Hamás
Hamás ha respondido diciendo que no es un problema de números sino de quién será liberado. "Netanyahu está tratando de engañar a la opinión pública israelí y burlar al pueblo. No es una cuestión de cifras. Es una cuestión de quién será puesto en libertad", ha indicado Ayman Taha, portavoz del grupo palestino. 
Hamas insiste en que además de los 1.000 prisioneros, Israel debe liberar a 450 encarcelados por ataques violentos contra Israel, según Taha. Pero en pasadas negociaciones Israel ha rechazado muchos de los nombres propuestos por Hamas.