Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Italia cierra una campaña electoral apática

La campaña electoral para las elecciones generales italianas llega este viernes a su fin. Tras cuatro semanas en las que los principales candidatos, el conservador Silvio Berlusconi y el demócrata Walter Veltroni, no fueron capaces de involucrar a los ciudadanos, que la han seguido con escepticismo y despego. En las últimas encuestas para las votaciones del 13 y 14 de abril, un 30% de italianos se declararon indecisos y alegan que "ningún candidato merece mi voto".
Italia no sigue el ejemplo de la últimas generales francesas. El duelo entre Sarkozy y Royal movilizó a gran parte de los franceses, algo que no han conseguido ni Berlusconi ni Veltroni. El último acto electoral de ambos candidatos serán dos entrevistas, separadas y consecutivas, emitidas esta noche en directo por la televisión Canale 5, propiedad de Berlusconi.
Berlusconi, líder del Pueblo de la Libertad, se da como seguro vencedor y el pasado 28 abril, último día de la publicación de sondeos electorales, su ventaja era de entre 8 y 5 puntos en la Cámara de Diputados frente al Partido Demócrata de Veltroni.
Esta ha sido una campaña electoral floja, casi apática, seguramente reflejo de un país que hace frente a grandes desafíos, con una economía maltrecha, pero cuyos ciudadanos no creen en la capacidad de los políticos para dar una respuesta a sus problemas.
Cierre de campaña
Berlusconi anticipó el pasado jueves, en Roma, el cierre de su campaña , con un mitin en el que dedicó más tiempo a descalificar a su directo rival, que a hablar de su programa.
Veltroni cierra la campaña electoral en Roma, mientras el pasado jueves en un gran mitin en Milán aseguró que el PD puede responder al "desafío reformista" y que sea cual sea el resultado de los comicios no habrá posibilidad de acuerdos con la derecha: "el que logre aunque sólo sea un senador de más, gobierna".