Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Italia ordena la renegocación de las hipotecas a los afectados por el seísmo

Los bancos presionan para recibir los pagos. Vídeo: Atlastelecinco.es
Las primeras medidas económicas del Gobierno italiano para aliviar la situación de los afectados por el terremoto del pasado lunes, entre las que figura la renegociación de sus hipotecas, llegaron en la cuarta jornada de tareas de rescate en la región de Los Abruzos. La pasada noche hubo 71 sacudidas sísmicas, la mayor de las cuales fue de 5,2 grados de magnitud en la escala de Richter.
Algunos de los ciudadanos de L'Aquila y de otras poblaciones afectadas que se han quedado sin casa han denunciado que los bancos les estaban "asediando" con llamadas telefónicas para recordarles los días en que deben pagar los plazos de las hipotecas. Por ello, el Gobierno de Berlusconi ha aprobado una ordenanza que suspende el pago de las cuotas mensuales.
Entre las medidas que contempla el Ejecutivo de Silvio Berlusconi figura además la indemnización de 800 euros mensuales a los titulares de actividades económicas comerciales, productivas, agrícolas o similares, así como una atribución de hasta 400 euros mensuales para las familias evacuadas.
Como ya se anunció previamente se suspenderán las facturas de electricidad y de gas de los afectados, aunque el comunicado de prensa del Gobierno especifica que la suspensión es por dos meses, que podrán ser prorrogables si así se decide.
El miedo sigue siendo la constante en la región italiana de Los Abruzos donde el pasado lunes se desató un fuerte terremoto de 5,8 grados de magnitud en la escala de Richter. El seísmo y las posteriores réplicas han causado ya la muerte a 279 personas, 16 de ellas menores, y mantienen en vilo a las cerca de 28.000 personas que, según ha confirmado el primer ministro italiano, Silvio Berlosconi, se han quedado sin casa.
Durante la pasada noche, la tierra ha vuelto a temblar hasta en 71 ocasiones. La primera de ellas se ha producido poco antes de la una de la madrugada y ha tenido una magnitud de 4,3 grados. La segunda, de 5,2 grados, ha tenido lugar alrededor de las 3 de la mañana. La tercera y última se ha producido sobre las seis de la madrugada con una intensidad de 3,1 grados.
Los medios locales han anunciado la llegada del presidente de la República, Giorgio Napolitano, a L'Aquila en la mañana del jueves para rendir homenaje a las víctimas del seísmo y para reunirse con los responsables de los servicios de Protección Civil. El miércoles se celebró el primer funeral por una de las víctimas del terremoto. Los funerales de Estado, en cambio, se celebrarán el próximo viernes.
Los servicios de emergencia, muchos de ellos voluntarios, siguen buscando supervivientes entre los escombros, aunque encontrar personas vivas parece ya poco probable, o milagroso. Como el caso de una mujer de 20 años que ha sido encontrada con vida 42 horas después del terremoto que asoló la región el pasado lunes.
Por su parte, el primer ministro italiano ha definido la situación de los evacuados como el "gran problema" al que han tenido que hacer frente las autoridades y los equipos que trabajan en la zona, compuestos por más de 2.000 bomberos, 1.500 militares, 2.000 miembros de las fuerzas del orden y 3.000 voluntarios.
Napolitano visita la zona afectada
El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, ha visitado las zonas afectadas por el terremoto que azotó el pasado lunes el centro de Italia, donde expresó su agradecimiento a la tarea que están desarrollando los equipos de rescate. "Estoy aquí por deber, por sentimiento y para agradeceros todo lo que estáis haciendo", ha dicho Napolitano a los equipos de rescate que, por cuarto día consecutivo, intentan buscar supervivientes entre los escombros.
"Esto es un esfuerzo de eficiencia y de generosidad extraordinaria en el ámbito de las organizaciones del Estado y de la movilización de los ciudadanos", ha destacado Napolitano, que ha paseado por las calles de L'Aquila resguardando su cabeza con un casco. EPF