Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rami Anis: "Era mi sueño. ¡Y voy a Río!"

Rami Anis nada desde los ocho años con el propósito de alcanzar la mayor competición mundial. Las bombas le obligaron a huir de Siria y abandonar temporalmente su entrenamiento y su sueño, hasta que encontró en Turquía refugio y una piscina en la que perfeccionar y agilizar sus brazadas. Cuatro años de ejercicios que sin embargo no lograron conducirle a ninguna competición debido a que el gobierno turco no le autorizó los papeles.

Decepcionado, emprendió la peligrosa ruta de los Balcanes para intentar abrirse paso en Europa y en el mes de octubre alcanzó Bélgica, donde se puso en manos de la histórica nadadora Carine Verbauwen. Con ella recuperó el entrenamiento hasta que fue seleccionado por el Comité Olímpico Internacional para competir, junto a otros 9 deportistas refugiados, en los Juegos de Río bajo la bandera de la ONU.

Su sonrisa tímida camufla ese talante atleta y concienzudo que le lleva a ejercitarse hasta 5 horas al día para lograr su mejor marca.