Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

James Foley, un reportero comprometido en zonas de conflicto

James Foley, asesinado por el Estado Islámicojamesfoley.org

James Foley, de 40 años, fue secuestrado en Siria en noviembre de 2012 mientras cubría el levantamiento contra el gobierno de Bashar al Assad. Tras su muerte a manos del Estado Islámicos sus padres han dicho sentirse muy orgullosos de su hijo al que consideran un “mártir, seguros de que se ofreció voluntario” para morir antes que otros secuestrados.

Foley, de New Hampshire, era el mayor de cinco hermanos y llevaba cinco años informando desde Medio Oriente. Hasta hace unos meses se pensaba que Foley estaba en manos de fuerzas afines a Al Asad. No está claro ni cómo ni cuándo llegó a manos de los terroristas del Estado Islámico. James Foley tenía experiencia como corresponsal en zonas de conflicto. En 2011 estuvo en Afganistán. Ese mismo año fue detenido por el Gobierno libio junto a otros periodistas.
Foley fue retenido allí junto a la periodista estadounidense Clare Morgana Gillis, quien le describió como alguien que "ve la bondad en casi todo y en casi todo el mundo" y como "un gran motivador".