Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón no dejará de utilizar energía nuclear a pesar del desastre de Fukushima

El embajador de Japón en España, Satoru Satoh, ha asegurado que Japón no dejará de recurrir a la energía nuclear a pesar de que en marzo de 2011 un terremoto y un tsunami arrasaran la costa de la prefectura de Fukushima dando lugar al peor accidente nuclear de la historia desde Chernóbil.
No obstante, el Gobierno japonés apostará de manera paralela y "en mayor cantidad" por las energías renovables, ha recalcado Satoh durante un desayuno informativo celebrado este martes en Madrid.
El consumo energético de Japón proviene en un 30 por ciento de las centrales nucleares, en un 60 por ciento de las energías convencionales --gas natural, petróleo y carbón-- y en un 10 por ciento de las renovables, principalmente de la energía hidráulica.
Desde el desastre de la central nuclear de Fukushima, los 50 reactores nucleares de Japón han permanecido apagados en diversas ocasiones para poder proceder a las tareas de evaluación de seguridad. "Ahora, ese 30 por ciento procedente de la nuclear proviene de las energías convencionales y eso cuesta mucho dinero", ha asegurado.
"La importación de hidrocarburos está costando unos 30.000 millones de dólares --casi 22.000 millones de euros-- anuales", ha asegurado el embajador. "No se puede sostener (económicamente) un sistema con estas instalaciones sin utilizar", ha añadido. "Japón no va a abandonar el uso de energía nuclear (...) pero apostará paralelamente y en mayor cantidad por las energías renovables", ha concluido el embajador.
DEBATE ENERGÉTICO
El debate de la energía nuclear cobró importancia tras el terremoto y el tsunami de 2011. A pesar de que la central Fukushima-1 estaba preparada para un terremoto ya que Japón se asienta sobre una falla, no lo estaba para un tsunami, por lo que el azote del mar provocó varias explosiones de hidrógeno que hicieron que los núcleos de algunos de sus reactores se fundieran parcialmente.
Poco antes de las elecciones de 2012, que ascendieron al Partido Liberal Democrático de Shinzo Abe al poder, el ex primer ministro Yoshihiko Noda incluyó entre sus promesas electorales eliminar la dependencia de las nucleares para 2030. Su predecesor, Naoto Kan, había propuesto que para 2020 el porcentaje de la energía que procede de las renovables pasara del 10 al 20 por ciento.