Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jefe del Ejército de EEUU acusa a grupos próximos a Irán de amenazar sus bases en Irak

El comandante en jefe de las tropas de EEUU en Irak, general Raymond Odierno, reveló hoy que grupos insurgentes cercanos a Irán han amenazado con atacar bases estadounidenses en el país árabe. EFE/Archivotelecinco.es
El comandante en jefe de las tropas de EEUU en Irak, general Raymond Odierno, reveló hoy que grupos insurgentes cercanos a Irán han amenazado con atacar bases estadounidenses en el país árabe.
"Hemos aumentado nuestra seguridad en torno a algunas de nuestras bases y también hemos incrementado las actividades con las fuerzas de seguridad iraquíes. Esto es otro intento de Irán y de otros de afectar el papel de EEUU dentro de Irak ", afirmó Odierno en una rueda de prensa en Bagdad.
Odierno señaló que en las últimas semanas han recibido amenazas crecientes, especialmente contra sus bases militares, y agregó que disponen de informes que apuntan a que el próximo mes de septiembre van a ser objetivo de ataques.
El militar denunció, además, que el grupo radical chií iraquí "Brigadas de Hizbulá" recibe fondos y entrenamiento de Teherán.
Además, Odierno recordó la inminente reducción de tropas estadounidenses de Irak a partir del próximo mes.
"Nosotros no partiremos mañana, no renunciaremos a Irak y, en virtud del acuerdo de seguridad firmado entre Bagdad y Washington, disminuiremos el número de soldados de EEUU de 140.000 a 50.000 a principios de septiembre con miras a una retirada total a finales de 2011", señaló Odierno.
Las declaraciones del general estadounidense coinciden con un momento de incertidumbre política en Irak, donde todavía no se ha nombrado un nuevo gobierno después de las elecciones legislativas del pasado 7 de marzo.
Washington acusa a Irán de querer mantener la inestabilidad política y de seguridad en Irak.