Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jennifer López, en apuros por el conflicto chipriota

La cantante y actriz estadounidense Jennifer López. EFE/Archivotelecinco.es
La cantante y actriz Jennifer López se ha negado a actuar en un hotel de la parte turca de Chipre tras una campaña de protesta grecochipriota y ahora podría ser demandada por el establecimiento turístico, informó hoy el diario turco Zaman.
El grupo Boz, un conglomerado de construcción con sede en Turquía y el norte de Chipre, invitó a la estrella, de origen puertorriqueño, a participar el próximo día 24 en la inauguración del Hotel Cratos Premium, situado en Kyrenia y en el que la empresa turca ha invertido 220 millones de dólares.
Boz acordó pagar tres millones de dólares a Jennifer López por su actuación, pero, en cuanto se hizo público que asistiría, grupos grecochipriotas comenzaron una campaña de protesta enviando miles de correos electrónicos a la actriz y cantante.
Según estos grupos, la actuación en el hotel de Kyrenia legitimaría a la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), un Estado sólo reconocido internacionalmente por Turquía, situado en la parte septentrional de la isla, dividida tras la invasión turca de 1974.
Ante la presión grecochipriota, López decidió cancelar su viaje, por lo que ahora se enfrenta al enfado de los turcochipriotas.
"Jennifer López ha causado un gran daño a la imagen de nuestro hotel. Le hemos dado de plazo hasta el lunes, si no cambia su decisión (de no asistir a la inauguración), la demandaremos por daños y perjuicios", explicó a la prensa turca el vicepresidente del grupo Boz, Murat Bozoglu.
Explicó que han contratado los servicios de dos abogados en Nueva York, si bien aún tienen esperanzas de poder resolver este problema de forma amistosa.
"Si hace falta (los turcos) enviaremos un millón de correos electrónicos mostrando nuestras intenciones amistosas y fraternales", añadió Bozoglu.