Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salvan la vida de milagro tras pasarles un coche por encima

Aunque las imágenes son duras de ver, a nadie se le escapa lo milagroso de lo vivido por João Pedro Nascimento un niño de 5 años y su abuela Vila de 56. Ambos fueron atropellados por un vehículo que les pasó por encima y, por extraño que parezca han salido sin heridas. Incluso João, pese a haberle pasado la rueda por encima del cráneo, se reincorporó inmediatamente para atender a su abuela.

El accidente acurrió en la localidad brasileña de Goiás el pasado martes por la tarde cuando João Pedro Nascimento un niño de 5 años y su abuela Vila de 56, volvían tras salir el niño del colegio. En ese momento y cuando ambos transitaban por la calzada a escasos metros de la acera, un vehículo chocón contra un otro que estaba aparcado.
Según cuenta Metro, el impacto desplazó al coche sorpresivamente hacia el lugar por donde caminaban descuidadamente João y su abuela sin que a estos les diese tiempo a ponerse a salvo. El atropello fue inevitable. El niño y la mujer fueron arrollados por el coche que pasó por encima de ellos.
Las imágenes son escalofriantes. Aunque la abuela intenta proteger con su cuerpo a su nieto, no puede evitar que el vehículo les pase por encima. El primero en ser atropellado es João al que aplastan las ruedas traseras. Las mismas que a continuación alcanzan los pies de Vilma. 
Pero lo peor viene ahora. Las ruedas delanteras, con todo el peso del vehículo, vuelven a pasr por encima del cuello y la cabeza del joven João para, inmediatamente hacer lo mismo con el cuerpo de Vilma a la altura de la cadera.
Y aqui llega lo extraordinario de este suceso. Porque João se levanta del suelo como un supiro, como si nada hubiese pasado, sin aparente daño y corre a atender a su abuela que empieza a moverse y a dar señales de estar viva.
Heridas superficiales
Las imágenes fueron captadas por una cámara de seguridad y ya han dado la vuelta al mundo. João y su abuela se recuperan ahora de la heridas superficiales de las que fueron tratados en un hospital cercano al que fueron trasladados. En el informe de alta consta que no sufrieron ningún tipo de fractura o daño profundo.
Vilma está convencida de la intervención divina y mira a su nieto asombrada de no ver en él ningún rastro del terrible accidente que casi les cuesta la vida.