Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El senador republicano John McCain acusa a Barack Obama de ser "directamente responsable" del tiroteo de Orlando

El senador republicano John McCain ha acusado este jueves al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de ser "directamente responsable" de la masacre que tuvo lugar la madrugada del pasado domingo en un local de ambiente de Orlando que se saldó con la muerte de 49 personas.
Si bien luego indicó que se había "expresado de forma incorrecta", el republicano aseguró en un principio que Obama es "directamente responsable" del ataque "porque cuando sacó a todo el mundo de Irak, Al Qaeda se fue a Siria, se convirtió en Estado Islámico y Estado Islámico existe hoy gracias a los fracasos de Obama".
"Completos fracasos. Echó a todo el mundo de Irak creyendo que los conflictos se acaban porque uno se vaya", ha manifestado, según ha recogido la cadena CNN. "La responsabilidad de ello recae en el presidente Barack Obama y en sus fallidas políticas", ha insistido.
Posteriormente, McCain dijo que se había expresado de forma incorrecta, utilizando una declaración para aclarar que no era el presidente en sí el responsable, sino sus "decisiones en materia de seguridad".
"No me he expresado bien. No quise decir que el presidente era personalmente responsable. Me refiero a las decisiones de seguridad nacional del presidente Obama, no al presidente en sí mismo", ha aclarado. "Como ya he dicho, fue la decisión de Obama de retirar a las tropas de Irak en 2011 lo que ha llevado al auge de Estado Islámico", ha afirmado.
El portavoz de Harry Reid, líder de los Demócratas en el Senado --donde los de Obama son el partido minoritario-- ha respondido inmediatamente a las declaraciones de McCain, señalando que éstos son la "última prueba de que los republicanos del Senado son marionetas de Donald Trump".