Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jordania imputa a 21 presuntos miembros del Estado Islámico por cargos de terrorismo

Las autoridades de Jordania han imputado este domingo a 21 personas por cargos de terrorismo, todas ellas arrestadas en febrero por su presunta pertenencia al Estado Islámico en la localidad de Irbid, según ha informado el diario local 'The Jordan Times'.
"El Tribunal de Seguridad Estatal ha recibido el documento del caso, que será examinado por los jueces para garantizar que todos los papeles son correctos, y tras ello se fijará una fecha para juzgar a los sospechosos", han indicado fuentes judiciales.
La detención de los sospechosos, identificados por la prensa local como 'la célula terrorista de Irbid', llevó a una operación a principios de marzo que se saldó con la muerte de un oficial y siete presuntos terroristas.
Tras ello, los servicios de Inteligencia jordanos afirmaron que los detenidos tenían lazos con el grupo yihadista Estado Islámico, asegurando que planeaban atentados contra varios puntos del país.
El anuncio sobre las imputaciones ha llegado el mismo día en el que el Estado Islámico ha reivindicado el atentado suicida que el pasado martes acabó con la vida de siete guardas de frontera jordanos.
El atentado fue perpetrado por "un combatiente del Estado Islámico" que partió desde Siria con un coche que cruzó a gran velocidad la frontera y se empotró contra un puesto militar.
El vehículo estaba cargado de explosivos que estallaron a unos cientos de metros de un campamento para refugiados sirios situado en una zona remota cercana a la triple frontera entre Irak, Siria y Jordania.
El atentado fue el primero contra las fuerzas jordanas desde el comienzo del conflicto sirio, en 2011, y se produce tras el ataque contra una sede de las fuerzas de seguridad el pasado 6 de junio cerca de la capital jordana, Amán, en el que murieron cinco personas, incluidos tres agentes de los servicios secretos.