Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juncker defiende examinar "cuestiones jurídicas" para crear "centros de recepción flotantes" como pide Italia

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha abierto la puerta a discutir la creación de "centros de recepción flotantes" para registrar e identificar a los inmigrantes ya en el mar, tal como ha propuesto el Gobierno del primer ministro italiano, Matteo Renzi, pero ha aclarado que antes se deben examinar "las cuestiones jurídicas" necesarias.
"Siempre estamos abiertos a discutir y meditar las propuestas de mi buen amigo Renzi. No estoy en contra, pero hay cuestiones legales que se deben examinar", ha explicado en rueda de prensa conjunta con el primer ministro eslovaco, Robert Fico, preguntado por su valoración sobre la propuesta del Gobierno de Roma.
"No digo que no, no digo que sí", ha precisado el jefe del Ejecutivo comunitario, después de que el comisario de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, calificara de "buena idea" la propuesta el pasado 19 de mayo.
Italia está preocupada por el aumento de la presión migratoria en el Mediterráneo tras el cierre de la ruta de entrada a Europa a través de los Balcanes y el acuerdo sellado entre la UE y Turquía para devolverle a todos los inmigrantes irregulares, incluidos los refugiados, llegados a las islas y ha planteado la creación de "centros de recepción flotantes" para que los buques que rescatan inmigrantes y refugiados en el mar procedan de inmediato al registro e identificación, lo que agilizaría las tramitaciones de peticiones de asilo y su devolución en el caso de que no tengan derecho a protección internacional.
Por su parte, Turquía estará obliga a partir de este miércoles a acoger a los nacionales irregulares de terceros países que lleguen a la Unión Europea a través de su territorio en virtud del acuerdo de readmisión firmado entre la UE y Turquía en diciembre de 2013.
Hasta ahora, Turquía estaba obligada a acoger de vuelta sólo a sus nacionales que entraran de forma irregular a la UE en virtud del acuerdo, pero este miércoles han entrado en vigor las disposiciones del acuerdo relativas a la entrada de nacionales irregulares de terceros países y cuya aplicación inicialmente estaba prevista para el 1 de octubre de 2017. Sin embargo, la UE y Turquía acordaron adelantar su aplicación para avanzar también las negociaciones para suprimir los visados a los ciudadanos turcos que viajan a la UE.
LA PRESIDENCIA ESLOVACA, MARCADA POR LA CRISIS DE REFUGIADOS Y 'BREXIT'
El primer ministro eslovaco, cuyo país es uno de los más firmes oponentes del sistema de cuotas para repartir los esfuerzos de acogida de refugiados entre países y que asumirá la Presidencia semestral de turno de la UE el próximo 1 de julio, ha avisado de que su país no va a "cambiar" su posición nacional pero ejercerá de "mediador honesto" entre las posiciones de los diferentes países.
"Somos plenamente conscientes del papel del país de la Presidencia. Queremos ser un mediador honesto. Esto no significa que estemos listos para cambiar nuestras posiciones nacionales, sólo quiere decir que no vamos a ponerlas sobre la mesa", ha precisado, tras admitir que su presidencia de la UE se verá "realmente dominada" por el referéndum sobre la salida o no del Reino Unido de la UE que se celebrará el 23 de junio y la crisis migratoria, "una agenda complicada".
Fico ha cuestionado que alguien pueda estar "en contra" de las propuestas de la Comisión como el plan para restablecer el espacio Schengen, la creación del cuerpo de fronteras y guardacostas europeo y la cooperación entre la UE y Turquía pero ha avisado de que "hay elementos donde no hay acuerdo y será difícil encontrar un acuerdo" como la reforma del sistema de Dublín, "una de las cuestiones donde hay opiniones diferentes" entre países. En cualquier caso, ha dicho que la Presidencia eslovaca "hará el máximo" para la adopción "rápida" de las propuestas y "facilitar" el consenso entre los países.
"La abreviación más peligrosa en lo que se refiere a la inmigración es decir que no", ha dicho Juncker, que ha agradecido esta postura del Gobierno eslovaco sabiendo que tiene algunas posiciones "que no están en la misma línea" de la Comisión.
Respecto a la posibilidad del 'Brexit', Fico ha rechazado "prejuzgar" la posible salida de Reino Unido del bloque y ha insistido en que "lo mejor" para "todos" es que se quede en el bloque, aunque como "políticos pragmáticos" también hay que contemplar "la alternativa de que Reino Unido abandone". "Pero soy un optimista, no significa que esto es lo que ocurra, pero creo que al final del día los ciudadanos de Reino Unido decidirán quedarse en la UE", ha zanjado el eslovaco.