Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juncker promete a los eurofuncionarios británicos que Bruselas "no les cerrará su puerta"

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a los eurofuncionarios británicos que trabajaran en la institución y les ha prometido que no les cerrará su puerta tras el referéndum en Reino Unido, en el que una mayoría de británicos se han decantado por la salida de su país de la UE.
"Sé que muchos de vosotros estáis preocupados por vuestro futuro tras este voto", les ha dicho en una misiva, publicada por Agence Europe.
Juncker ha querido dejarles claro que de acuerdo con la normativa sobre el personal de la institución son "funcionarios de la Unión". "Dejasteis vuestro gorro nacional en la puerta cuando entrasteis en esta institución y esa puerta no se os está cerrando", ha asegurado.
El jefe del Ejecutivo comunitario ha dicho que el personal "siempre ha sido leal" a la Unión y han contribuido "enormemente" al proyecto europeo común y tienen "expectativas legítimas sobre sus derechos y obligaciones".
"Y por tanto es en este espíritu de lealtad recíproca que trabajaré junto con los presidentes de las otras instituciones europeas para garantizar que todos podamos continuar contando con vuestro talento, experiencia y compromiso", les ha avanzado, prometiéndoles que hará "todo en su poder como presidente de la Comisión" para apoyarles y ayudarles "en este proceso difícil" y para aplicar la normativa sobre personal "con espíritu europeo".
Las normas de la UE estipulan que para trabajar en la UE tienes que ser un ciudadano de un Estado miembro, pero no aclaran qué ocurre en el caso de que un país decida abandonar el bloque.
Más de 1.200 nacionales británicos trabajan como eurofuncionarios, el 3,8% del total de la plantilla, según datos de la Comisión de febrero.