Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juncker coordina con las capitales la respuesta al resultado del referéndum sobre el 'Brexit'

La Comisión Europea ha eludido este jueves hacer ningún comentario que pueda influir en el resultado del referéndum británico sobre la pertenencia a la Unión Europea, sobre cuyo resultado la Unión Europea ofrecerá mañana una respuesta "coordinada" que el jefe del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, ya consulta con las capitales.
"Hoy, el único que debe hablar es el pueblo británico, nadie más. Y ciertamente no nosotros", ha indicado el portavoz comunitario Margaritis Schinas, después de que en una rueda de prensa se le pidiera una valoración de la jornada.
Juncker hizo su última declaración sobre la consulta británica el miércoles, cuando advirtió de que, independientemente del resultado, no habrá "ningún tipo de renegociación" sobre el estatus de Reino Unido, que ya fue revisado en febrero en un acuerdo a 28 que sólo se aplicará si gana la permanencia en el club comunitario. "Fuera es fuera", concluyó, rotundo, su intervención el presidente de la Comisión.
Desde entonces, Juncker mantiene contactos telefónicos con las capitales para "coordinar" la respuesta que ofrecerá la Unión Europea el viernes, cuando se conozcan los resultados definitivos del referéndum.
El jefe del Ejecutivo comunitario ha conversado en las últimas horas con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, y en su agenda tiene previsto llamar al resto de mandatarios de los Estados miembros entre hoy y mañana, según han informado fuentes comunitarias.
Además, el viernes Juncker será el anfitrión de una reunión a la que asistirán el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, y el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, además del primer ministro holandés y presidente de turno de la UE, Mark Rutte.
El objetivo es asegurar que habrá una "respuesta europea formal" que estará "coordinada" con todos los líderes, han explicado desde Bruselas, en donde aún no está claro si tras ese encuentro habrá una comparecencia pública de sus participantes.