Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Junta Militar birmana aprovecha la ayuda internacional para hacerse propaganda

Fuentes de la disidencia han informado de que uno de los rostros era el del teniente general Myint Swe, posible sucesor del máximo líder del régimen, general Than Shwe. Bajo esa pegatina, en otra más pequeña se podía leer: "Ayuda del Reino de Tailandia".
La prensa, televisión y radio estatales continúan bombardeando a la población con imágenes de Than Shwe y otros altos oficiales de la Junta Militar entregando ayuda a los damnificados, y no muestra las montañas de cadáveres que flotan en el delta del río Irrawaddy.
El enorme aparato de propaganda del Ministerio de Información y Escrutinio de la Prensa, según su denominación oficial, está también volcado en la promoción del apoyo al texto constitucional en el referéndum que se celebra en las regiones del país no destrozadas por el Nargis.
Las autoridades birmanas admiten por ahora 23.335 fallecidos, 37.019 desaparecidos y casi millón y medio de desplazados a causa del ciclón, que pasó hace una semana por el sur de Birmania. Sin embargo, el último informe de la Oficina de Coordinación de Ayuda Humanitaria de la ONU eleva la cifra a entre 63.000 y 102.000 víctimas mortales, otras 220.000 en paradero desconocido y casi dos millones de personas sin hogar.
Naciones Unidas ha reanudado el envío de ayuda, suspendida el viernes cuando descubrió que el régimen había confiscado un cargamento de material. La Junta Militar acepta la llega de asistencia internacional pero no quiere que su reparto sea efectuado por cooperantes extranjeros, para mayor frustración de las agencias humanitarias, que esperan en Bangkok los visados para sus empleados.
 
 KOD