Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Justicia Electoral acusa al PSDB de "poner en jaque" el proceso electoral por pedir una auditoría

El corregidor general de la Justicia Electoral, Joao Otavio de Noronha, ha acusado este viernes al Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), perdedor de los comicios presidenciales celebrados en octubre, de "poner en jaque" el proceso electoral por pedir una auditoría.
"El problema es que no está poniendo en jaque una o dos urnas, sino un proceso electoral. Es inaceptable", ha dicho Noronha en declaraciones recogidas por el diario brasileño 'Folha do Sao Paulo'.
No obstante, el corregidor electoral ha aclarado que el PSDB "no ha presentado hechos que realmente puedan poner en jaque el proceso electoral". "Esto no es serio, no me parece razonable", ha añadido.
Noronha ha aclarado que todo el proceso, desde la instalación de las urnas, con códigos y claves, hasta el cierre de las mismas, ha sido supervisado, verificado y auditado.
Así, ha rechazado la propuesta del PSDB de crear un comité de expertos designados por los partidos políticos para verificar la imparcialidad del proceso electoral. "El plenario lo va a discutir, pero ¿Para qué este comité de expertos?", ha cuestionado.
El asesor legal de la campaña presidencial del PSDB, Carlos Sampaio, solicitó el jueves la auditoría --según explicó-- tras haber detectado una "desconfianza" por parte de los brasileños a través de sus manifestaciones en las redes sociales.
"La legitimidad de la representación popular en cualquier país democrático está directamente relacionada con la confianza del pueblo brasileño en el proceso electoral y las instituciones públicas", argumenta el PSDB.
De acuerdo con el resultado oficial del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Dilma Rousseff consiguió otros cuatro años en el Palacio de Planalto con un 51,64 por ciento de los votos frente al 48,36 por ciento de Aecio Neves, del PSDB.