Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Justicia ucraniana pide abrir una investigación contra Poroshenko por alta traición

La Justicia ucraniana ha ordenado abrir una investigación contra el presidente del país, Petro Poroshenko, acusado de alta traición por supuestamente haber financiado a las unidades del Ejército ruso que estarían apoyando a los separatistas prorrusos en su lucha contra las fuerzas ucranianas en la región de Donbas, en el este de Ucrania.
Un tribunal de Kiev ha ordenado al Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU) que abra una investigación contra Poroshenko, tras aceptar la demanda penal del abogado Renat Kuzmin, que acusa al presidente de alta traición por haber financiado presuntamente una sección del Ejército ruso, según han informado la agencia de noticias rusa Itar-Tass.
"A pesar de la presión sin precedentes de las autoridades, el tribunal, sin embargo, ordenó a la SBU investigar al presidente, Petro Poroshenko, por delitos de alta traición", ha escrito Kuzmin en su cuenta de Facebook, donde también ha publicado el fallo.
Kuzmin ha acusado al presidente ucraniano de haber utilizado su cargo como comandante en jefe de las Fuerzas Armadas para financiar al Ejército ruso desplegado en la región de Donbass desde "2013 a 2017 a través de la sede de su empresa Roshen en la ciudad rusa de Lipetsk".
Kuzmin ha publicado también la respuesta de la SBU, que defiende la legalidad de Poroshenko porque realizó esos actos a través de su empresa, que no estaba sometida a ninguna normativa. Además, la SBU ha amenazado con demandar al abogado por difamación, a lo que Kuzmin ha respondido pidiendo la apertura de un expediente disciplinario contra los servicios de Inteligencia.
Las fuerzas gubernamentales y los separatistas prorrusos se enfrentan desde 2014 en las provincias de Donestk y Lugansk, en la región de Donbas, este de Ucrania. Kiev acusa a Moscú de apoyar a los grupos rebeldes, pero el Kremlin siempre ha negado cualquier injerencia en este conflicto armado.