Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kalashnikov reconoció en una carta a la Iglesia Ortodoxa rusa sentirse culpable por las muertes del AK-47

El inventor del fusil de asalto AK-47, el ingeniero ruso Mijail Kalashnikov, escribió una carta a la Iglesia Ortodoxa rusa expresando su temor por ser el responsable moral de la gente asesinada con su fusil, pese a que siempre había declarado no sentir ninguna responsabilidad por estas muertes.
Kalashnikov, que falleció el pasado mes de diciembre a los 94 años de edad, habría escrito al patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa Kiril una carta en la que reconocía sufrir "pánico espiritual" por las numerosas muertes que había causado su fusil, según ha informado la cadena británica BBC. El ingeniero también relata en su carta que acudió por primera vez a una iglesia a los 91 años, y que después decidió bautizarse.
En la misiva, el ingeniero, que nunca antes había aceptado ninguna responsabilidad por las muertes perpetradas con el fusil AK-47, afirmaba que su "pánico espiritual" era "insoportable". "Sigo haciéndome la misma pregunta sin resolver: ¿si mi rifle se cobró la vida de gente, puede ser que yo, un creyente cristiano y ortodoxo, fuese culpable de sus muertes?", escribió.
"Cuanto más tiempo vivo, más taladra esta pregunta mi cerebro y más me pregunto por qué el Señor permite al hombre tener los deseos diabólicos de la envidia, la codicia y la agresión", afirmó Kalashnikov en su carta, que ha sido publicada en un medio de comunicación afín al Kremlin.
La carta está escrita en el papel personal de Kalashnikov y está firmada con una letra temblorosa por un hombre que se describe a sí mismo como "un esclavo de Dios, el diseñador Mijail Kalashnikov". Anteriormente, el ingeniero había responsabilizado de las muertes realizadas con su fusil, el más vendido del mundo, a las políticas de los países que los adquirían.
Sin embargo, en el año 2008, Kalashnikov reconoció que el orgullo por su diseño se había visto empañado por el uso que hacían del arma los niños soldado. "Es triste para mí ver cuando elementos criminales de todo tipo disparan con mi arma", afirmó.
Pese a la publicación de la carta, no está claro si realmente fue escrita por Kalashnikov. Su hija, Elena, ha asegurado que cree que un clérigo ayudó al ingeniero a redactar la misiva.
Por su parte, el secretario de prensa del Patriarcado ruso, Ciril Alexander Volkov, ha afirmado que el líder religioso recibió la carta y que escribió una respuesta. "La Iglesia tiene una posición muy definida: cuando las armas sirven para proteger la patria, la Iglesia respalda tanto a sus creadores como a los soldados que las usan", ha afirmado el portavoz.
"Diseñó su rifle para defender a su país, no para que los terroristas la usasen en Arabia Saudí", ha afirmado Volkov en referencia al AK-47. Kalashnikov recibió numerosas condecoraciones por parte del Gobierno ruso, aunque no ganó mucho dinero con su invento.