Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kandil promete "una dura respuesta" al ataque ejecutado contra una comisaría del Sinaí

El primer ministro de Egipto, Hisham Kandil, ha prometido este lunes una "dura respuesta" al ataque ejecutado el domingo contra una comisaría egipcia en el Sinaí en el que murieron 16 soldados y el posterior intento de infiltración en la frontera israelí.
Asimismo, el jefe de Estado egipcio ha prometido trabajar junto al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas para lograr "retribución por la sangre de los mártires", según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'. Horas antes, el Ejecutivo había emitido un comunicado para expresar sus condolencias a las familias de los fallecidos, mientras que el presidente, Mohamed Mursi, anunció tres días de luto nacional.
El ataque contra la comisaría fue ejecutado al parecer "por elementos yihadistas que se infiltraron desde la Franja de Gaza a través de túneles", según afirmó un responsable del aparato de seguridad egipcio citado por la agencia oficial de noticias egipcia, MENA.
En el ataque, el presunto grupo yihadista se hizo con el control de dos vehículos blindados con los que embistieron contra la valla de la frontera para penetrar en territorio israelí. El Ejército israelí respondió de inmediato al ataque y nada más cruzar la frontera se produjo un tiroteo. La aviación respondió también con rapidez y el segundo blindado fue bombardeado.
Durante el suceso, las fuerzas de seguridad israelíes ordenaron a los residentes en el área de Kerem Shalom --cerca de la frontera con Egipto y la Franja de Gaza-- que permanecieran en sus casas ante el peligro de que los asaltantes intentaran llevar a cabo un secuestro.
A pesar de que el Ejército egipcio, que sigue ostentando un gran poder, ha llamado "infieles" a los supuestos yihadistas que ejecutaron el ataque, Hermanos Musulmanes ha afirmado que el ataque "puede ser atribuido al Mossad", los servicios secretos israelíes para el exterior. El objetivo, según afirma el grupo en su página web, es boicotear el mandato de Mohamed Mursi, candidato de los Hermanos Musulmanes recientemente elegido presidente de Egipto.
Sin embargo, el Gobierno israelí ha desmentido que tenga relación alguna con el ataque y ha subrayado que "incluso la persona que dice esto, cuando se mira a sí mismo en el espejo no se cree el sinsentido que está diciendo".
Hasta el momento, ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque, aunque la Fiscalía Militar egipcia ya ha lanzado una investigación para desvelar quiénes fueron los responsables del mismo. Este lunes, miembros de la fiscalía han acudido durante al hospital Al Arish, donde se encuentran ingresados los soldados heridos, para escuchar sus testimonios acerca de lo que ocurrió en el ataque.