Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kerry asegura que EEUU "sigue de cerca" la situación en la península de Corea tras el disparo de Pyongyang

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha subrayado este jueves que Washington "está siguiendo de cerca" la situación en la península de Corea después del disparo de un misil balístico por parte de Corea del Norte.
"Pedimos a Corea del Norte que evite acciones que puedan incrementar las tensiones en la región y que se centre en dar pasos concretos para cumplir sus obligaciones y compromisos internacionales", ha dicho.
Asimismo, ha recalcado que "Estados Unidos sigue firme en sus compromisos con la defensa de sus aliados, incluidos Corea del Sur y Japón". "Seguiremos manteniendo una coordinación cercana con nuestros aliados y socios en la región", ha remachado.
Las Fuerzas Armadas de Corea del Norte han lanzado un misil balístico desde la ciudad occidental de Sukchun hasta aguas de la costa oriental, en un recorrido de unos 800 kilómetros.
El Ejército de Corea del Sur ha indicado poco después que Corea del Norte podría haber disparado un segundo misil hacia el mar de Japón (conocido como mar del Este en Corea), si bien está intentando determinar el incidente.
Corea del Norte lanzó el 9 de marzo desde la provincia de Hwanghae Norte dos misiles que alcanzaron las aguas de la ciudad costera de Wonsan, recorriendo una distancia de 500 kilómetros, en medio de los ejercicios militares conjuntos de Estados Unidos y Corea del Sur.
Corea del Norte volvió a desafiar a la comunidad internacional a principios de marzo lanzando hasta seis proyectiles de corto alcance al mar de Japón.
Pyongyang emprendió estas acciones a pesar de las nuevas sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas por la bomba de hidrógeno que lanzó el 6 de enero y el satélite de observación terrestre que puso en órbita el 7 de febrero con tecnología de misiles balísticos.