Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Kremlin ordena a Estados Unidos que reduzca su presencia diplomática en Rusia

Medios oficiales rusos estiman que entre 200 y 300 estadounidenses tendrán que abandonar el país
El Gobierno de Rusia ha ordenado este viernes a Estados Unidos que reduzca su presencia diplomática hasta 455 personas, exactamente el mismo número de diplomáticos rusos en suelo norteamericano, a partir del próximo 1 de septiembre.
"Queremos que el número de diplomáticos y personal norteamericano en la Embajada de Moscú y en los consulados de San Petersburgo, Yekaterinburgo y Vladivostok reflejen el número exacto de diplomáticos rusos en Estados Unidos. Por lo tanto, el número de diplomáticos estadounidenses quedará reducido a 455", de acuerdo con la nota.
Se desconoce exactamente cuántos diplomáticos estadounidenses hay en Rusia pero fuentes diplomáticas norteamericanas estiman la cifra en aproximadamente unos 1.100. Fuentes de la agencia oficial de noticias RIA Novosti estiman que el número es realmente menor porque hay que descontar a los trabajadores de nacionalidad rusa, así que la reducción de personal acabará siendo de entre 200 y 300 personas, todas ellas estadounidenses.
"La parte rusa suspenderá a partir del 1 de agosto, el uso que la Embajada está haciendo de todos los almacenes de la calle de Dorozhnaya, en Moscú, y de la dacha de Serebryanyy Bor, en la República de Sajá", según el texto.
Rusia reacciona así a la aprobación ayer por el Senado de Estados Unidos de un nuevo texto legislativo para recrudecer las sanciones contra Rusia e imponer nuevas medidas contra Irán y Corea del Norte, a pesar de las objeciones del presidente estadounidense, Donald Trump.
La ley, que debe ser firmada por el presidente, incluye nuevas restricciones a altos cargos rusos por la supuesta interferencia en las elecciones estadounidenses de 2016, acusación que Moscú desmintió en reiteradas ocasiones.
También endurece las condiciones de financiación en Estados Unidos para las entidades rusas sujetas a las restricciones y deja la puerta abierta a las sanciones contra las compañías europeas por colaborar con Moscú en importantes proyectos relacionados con la exportación de hidrocarburos rusos.
El Ministerio de Exteriores ha aprovechado para condenar "la extrema agresividad de Estados Unidos, un país que, bajo la excusa de su 'excepcionalismo', ignora con arrogancia las opiniones e intereses de otros países",
El Gobierno ruso ha condenado que "bajo el pretexto, absolutamente inventado", de que el Kremlin intervino en las elecciones estadounidenses de diciembre -- omo denuncian los servicios de Inteligencia norteamericanos--, "Estados Unidos no está haciendo nada más que aprobar, una tras otra, con agresividad, una serie de zafias medidas contra Rusia, y que contravienen todos los principios del derecho internacional".
Durante el anuncio de las medidas, el portavoz de Exteriores ruso, Dimitri Peskov, aseguró sin género de dudas que estas contramedidas fueron ordenadas personalmente por el presidente de Rusia, Vladimir Putin. En esta ocasión, y a diferencia de lo ocurrido a finales del año pasado, el mandatario sí que ha decidido tomar cartas en el asunto.
Por aquellas fechas, Estados Unidos declaró personas non gratas a 35 diplomáticos rusos, dándoles 72 horas de plazo para abandonar el país y ordenó el cierre de dos mansiones en Centreville, Maryland y Oyster Bay, Nueva York, que supuestamente eran utilizadas para espiar.
Sergei Lavrov, ministro de Exteriores, sugirió en aquellas fechas expulsar de Rusia a 35 diplomáticos estadounidenses y prohibir que Estados Unidos siguiera usando una casa de campo en el noroeste de Moscú y un almacén en el sur de la capital rusa, en respuesta simétrica a Washington.
Sin embargo, el presidente Putin anunció que el país no se rebajaría al nivel de una "diplomacia de cocina" y se reservaría el derecho a tomar contramedidas en función de la política que implementara la nueva administración estadounidense.