Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laarayedh describe como "sorprendente" la decisión de liberar a dos exaltos cargos del régimen de Ben Alí

El exprimer ministro tunecino y secretario general del partido Ennahda, Alí Laarayedh, ha descrito como "sorprendente" la decisión de un tribunal militar tunecino de poner en libertad del exministro del Interior y el exjefe de seguridad del derrocado presidente Zine el Abidine ben Alí, según ha informado la emisora tunecina Mosaique FM.
La liberación del exjefe de seguridad Ali Seriati y del exministro del Interior Rafik Bel Haj Kalem, acusados de la represión de los manifestantes durante las protestas, podría incrementar las tensiones en un país que está en la etapa final de su transición hacia la democracia.
"Deberían ser liberados en los próximos días. Esto es un revés para la transición después de la revolución", ha opinado Laila Haddad, abogada de las familias de los fallecidos durante los disturbios durante la 'Revolución de los Jazmines' de 2011 que ayudó a desencadenar la 'Primavera árabe' en Libia, Egipto y Yemen.
La decisión judicial, que se produjo a última hora del sábado, ha sido confirmada por Nizar Ayad, abogado del antiguo ministro. El tribunal dictaminó que ambos podrían ser liberados después de cumplir los tres años obligatorios de sus sentencias, ha explicado Haddad.
Un portavoz de la Presidencia de Túnez ha calificado la decisión de "conmoción" para los tunecinos, pero ha asegurado que el veredicto será respetado.
Más de 300 personas murieron en los enfrentamientos durante las protestas que comenzaron por la mala situación económica del país y la corrupción y degeneraron en un levantamiento contra el régimen que en último término obligó a Ben Alí a huir a Arabia Saudí.
Un tribunal militar condenó en rebeldía a Ben Alí y envió a prisión a su jefe de seguridad y su antiguo ministro de Interior por su papel en la represión.