Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberados los dos periodistas de 'Le Monde' detenidos el jueves en Burundi

Los servicios de seguridad de Burundi han liberado este viernes a los dos periodistas del periódico 'Le Monde' que fueron detenidos el jueves cuando cubrían un encuentro con la oposición en la capital del país africano, Buyumbura.
El francés Jean-Philippe Rémy, jefe de la sección para África del periódico galo, y el fotógrafo británico Philip Edward Moore han quedado en libertad este viernes por la tarde, según informa 'Le Monde' sin entrar en más detalles.
La Policía de Burundi ha explicado que Moore fue detenido durante una redada policial en busca de armas y Remy pasó a disposición policial "para ser interrogado" cuando intentó pedir explicaciones sobre el arresto de su compañero.
Junto a ambos fueron detenidas otras cuatro personas en las dos operaciones realizadas en los distritos de Jabe y Nyakabiga, donde la mayoría de sus habitantes se oponen al presidente burundés, Pierre Nkurunziza, según ha informado el portavoz adjunto de la Policía, Moise Nkurunziza.
El arresto de los dos periodistas generó todo tipo de llamamientos en Francia y el director de 'Le Monde', Jerome Fenoglio, reclamó la liberación en una carta abierta. "Ambos tenían sus visados en regla y solo estaban haciendo su trabajo para informar sobre todas las partes en conflicto en Burundi", ha escrito, en referencia a la enorme tensión reinante desde hace meses entre simpatizantes y opositores al presidente.
El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, también había manifestado su "preocupación" por este incidente y había recordado el "contexto de represión" bajo el que vive Burundi. La portavoz de la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ray, manifestó la "preocupación extrema" y confirmó que el embajador de la UE en Buyumbura había elevado "el caso como un tema urgente con el ministro de Asuntos Exteriores burundés".
UN PAÍS EN CRISIS
El país africano está envuelto en una crisis política desde que Nkurunziza decidiera presentarse a un controvertido tercer mandato, algo que la oposición criticó como inconstitucional. Desde entonces, y según datos de la ONU, han muerto al menos 439 personas y unas 220.000 han huido a países vecinos, aunque las cifras podrían ser mayores.
La oposición aseguró que su reelección violaba los términos del acuerdo de paz que se firmó en 2005 tras doce años de guerra civil. Este acuerdo de paz incluía reformas en el Ejército, que fue absorbido por los rebeldes, de mayoría hutu, y que había sido dirigido por la minoría tutsi.
El Gobierno insiste en que no hay preferencias étnicas, pero sus oponentes aseguran que los distritos de Buyumbura en donde viven la mayoría de los tutsi, que también fueron un semillero de protestas contra Nkurunziza el año pasado, han sido objetivos de varios ataques.