Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liberados dos periodistas turcos detenidos bajo la acusación de revelar secretos de Estado

Los dos periodistas turcos detenidos hace tres meses bajo la acusación de revelar secretos de Estado han sido liberados a primera hora de este viernes, un día después de que el Constitucional fallara que sus derechos habían sido violados.
El redactor jefe del periódico secular 'Cumhuriyet', Can Dundar, y el director de la Agencia Ankara, Erdem Guldel, fueron arrestados en noviembre por difundir fotos, vídeos y un reportaje que mostraban a los servicios de Inteligencia transportando armas en furgonetas, presuntamente, a los rebeldes sirios durante 2014.
Los periodistas han sido recibidos a la salida de la cárcel por numerosas personas que se han acercado a las instalaciones. "Es un juicio contra la libertad de expresión", ha dicho Dundar a los periodistas allí presentes.
Asimismo, el periodista ha descrito como "histórica" la decisión del Constitucional, agregando que "abre el camino a la libertad de expresión y la libertad de prensa", según ha informado el diario 'Hurriyet'.
Los dos periodistas estaban acusados de ayudar intencionalmente a una organización terrorista y publicar material que viola la seguridad del Estado. "De haber sido condenados podrían haberse enfrentado a sentencias de por vida", han asegurado los abogados.
En el auto, Constitucional señaló que el arresto de los periodistas no era legal y viola sus libertades individuales y su seguridad, y añadió que "la resolución debe ser enviada al tribunal pertinente para anular esta infracción".
Pese a que en circunstancias normales ambos deberían haber sido liberados el jueves, finalmente lo han sido el viernes debido a que el tribunal que ordenó su puesta en libertad aún estaba reunido cuando salió el fallo del Constitucional.
El presidente turco, Recep Tayip Erdogan, que ha acusado al periódico de tratar de minar la posición de Turquía en el tablero internacional a través de sus publicaciones, ya ha advertido de que no olvidará lo ocurrido.
Erdogan reconoció la pasada semana que las furgonetas, que fueron detenidas por la Gendarmería y la Policía de camino a la frontera siria, pertenecían a la Agencia Nacional de Inteligencia turca (MIT) y señaló que estaban transportando ayuda para los milicianos turcomanos --que combaten a las fuerzas del presidente sirio, Bashar al Assad, y del Estado Islámico--.
El arresto ha despertado la condena de la comunidad internacional contra el presidente y reavivado las críticas sobre la situación de la libertad de prensa en Turquía.