Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Líderes de UE y África esperan sellar este jueves un plan conjunto para combatir la inmigración irregular

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea y África esperan acordar este jueves un Plan de Acción para cooperar en materia de inmigración entre 2014 y 2017, incluido para combatir la inmigración irregular en el marco del segundo día de la cumbre entre ambos bloques, la cuarta que celebran desde el año 2000.
"Nos comprometemos a luchar contra la inmigración irregular, promoviendo una cooperación completa y eficaz para evitar las dramáticas consecuencias de la inmigración irregular y salvaguardar las vidas de los inmigrantes, abordando todos sus aspectos relevantes, incluidos prevención, gestión reforzada de migración y fronteras, la lucha contra el tráfico de inmigrantes, el retorno y la readmisión (incluido el retorno voluntario), así como abordar las causas en la raíz de la inmigración irregular", reza el borrador de declaración conjunta que esperan aprobar los líderes este jueves, al que ha tenido acceso Europa Press.
Los líderes también se comprometerán en el marco del plan conjunto a "aumentar" los esfuerzos para combatir el tráfico humano y cooperar en prevención, protección, persecución y contra la explotación.
Asimismo, sellarán un compromiso para reforzar "el nexo entre inmigración y desarrollo", incluido aumentado los esfuerzos para reducir de forma significativa los costes de las remesas, así como a favorecer la inmigración legal promoviendo la movilidad "bien gestionada".
En materia de protección, los líderes de ambos bloques también se comprometerán a "reforzar la protección internacional" de refugiados, demandantes de asilo y desplazados internos, recalcando la importancia del "respeto de los Derechos Humanos de los migrantes, con independencia de su estatus legal" en su cooperación, según el texto que esperan pactar.
El plan de acción conjunto lo sellan ambas regiones tras las recientes tragedias de naufragios de inmigrantes en el Mediterráneo como en la isla de Lampedusa y la creciente presión migratoria en las fronteras del Sur de la UE, concretamente en Ceuta y Melilla.
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, había reclamado que estas cuestiones ocuparan un lugar destacado en la agenda de la cumbre por el aumento de la presión migratoria en el Mediterráneo y Ceuta y Melilla.
ESPAÑA PIDE MÁS COOPERACIÓN PARA CONTROLAR FRONTERAS
Rajoy defendió ayer ante el resto de líderes europeos y africanos "dar a los jóvenes de África una alternativa a la inmigración irregular" y cooperar "para frenar esta tragedia con una adecuada gestión de los flujos migratorios, un control de fronteras más eficaz y una persecución sin cuartel a los que siguen lucrándose con el tráfico de seres humanos".
"La emigración debe ser una opción, no una obligación de supervivencia. Para ello debemos apoyar a los países de origen y tránsito de los flujos migratorios y cooperar en su desarrollo económico", ha dicho el presidente durante su intervención ante el resto de líderes europeos y africanos, según explicaron fuentes de Moncloa.
"El principal recurso de África no son los minerales o las materias primas. Es su gente", defendió Rajoy, recordando que la mitad de los jóvenes de todo el mundo cuando comience el próximo siglo serán africanos.
Por ello, defendió que el "principal desafío es asegurar que cada uno de ellos tendrá la oportunidad de vivir su vida en un entorno próspero, seguro y pacífico" y resulta a su juicio "esencial, permitir que el sector privado, a través del comercio, la inversión y la iniciativa empresarial en un marco de seguridad jurídica siga creando empleo y riqueza".
El jefe del Ejecutivo español intervino ayer en el arranque de la cumbre, centrada en seguridad y paz y a priori no tiene previsto intervenir en la sesión de este jueves, donde se encajaría el debate sobre inmigración y Derechos Humanos.