Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Líderes UE decidirán las claves "políticas" del acuerdo con Londres al no cerrar acuerdo los negociador

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea deberán cerrar en el Consejo Europeo de la semana próxima las "principales cuestiones políticas" del acuerdo que revisará las relaciones de Reino Unido con sus socios europeos, después de que los negociadores no hayan logrado este jueves resolver las diferencias durante la discusión de un segundo borrador de propuesta.
El encuentro de los jefes negociadores de las capitales o 'sherpas' ha permitido progresar y aclarar cuestiones "técnicas y legales", pero "siguen pendientes" las principales cuestiones "políticas", que deberán ser resueltas en la cumbre del 18 y 19 de febrero por los líderes de la UE, según han informado a Europa Press fuentes europeas.
El propio presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, que ha dirigido las negociaciones con Londres, ha advertido esta semana de que la "fragilidad" de la propuesta de acuerdo que hay sobre la mesa y ha augurado discusiones "difíciles".
Por ello, Tusk ha cancelado su agenda de los próximos días y centrará su actividad en contactos al más alto nivel para superar las divergencias de los Estados miembros.
Este jueves se ha reunido con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker; el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem; y con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Y el viernes continuará con reuniones con el primer ministro belga, Charles Michel, y con los negociadores del Parlamento Europeo.
El lunes y martes próximos, Tusk pulsará las posibilidades de acuerdo visitando varias capitales y será recibida, entre otros, por el presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel.
También viajará a Praga, para reunirse con el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, quién representa al llamado grupo de Visegrado -- República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría--, más crítico con las exigencias de Londres.
El Gobierno de David Cameron reclama cambios en las relaciones con la Unión Europea en cuatro ámbitos: la competitividad, el euro, la soberanía nacional y el bienestar social, como condición para defender la permanencia del país en el club comunitario en un referéndum que convocará antes de que acabe 2017.
La exigencia de poder limitar las prestaciones sociales vinculadas al empleo a los trabajadores europeos durante sus primeros cuatro años en Reino Unido fue considerada "inaceptable" por varios Estados miembros al inicio de las negociaciones.
Para salvar este escollo, Tusk ha ofrecido un "freno de emergencia" que permitiría a Londres esta salvaguarda en circunstancias "excepcionales" y con el permiso previo de los Veintiocho. Aunque queda por determinar por cuánto tiempo podrá limitar estas ayudas a los trabajadores comunitarios.
Por su parte, Cameron también prevé contactos en los días previos a la cumbre del 18 y 19 en Bruselas, incluida una reunión a puerta cerrada con los jefes de los grupos políticos del Parlamento Europeo (Conferencia de Presidentes) el martes 16, han confirmado fuentes parlamentarias.