Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liebermann asegura que Israel no tiene intención de bombardear Irán

El ministro de Exteriores israelí, Avigdor Liebermann, hoy en Moscú. EFEtelecinco.es
El ministro de Exteriores israelí, Avigdor Liebermann, aseguró hoy que Israel no tiene intención de bombardear Irán, al tiempo que manifestó la disposición israelí de iniciar conversaciones con Siria "sin condiciones previas".
"No tenemos intención de bombardear Irán. No tenemos necesidad de ello. Israel es un país fuerte y se puede defender por sí mismo", señaló Liebermann en rueda de prensa, según las agencias rusas.
Liebermann afirmó que el programa nuclear iraní es un factor de desestabilización para todo Oriente Medio y debe preocupar en primer lugar a los propios países árabes.
El jefe de la diplomacia israelí considera que toda la comunidad internacional debe aunar esfuerzos para solventar la crisis nuclear iraní.
"No queremos resolver los problemas mundiales con nuestras propias manos. No tenemos frontera común con Irán y no albergamos aspiraciones sobre ningún territorio iraní", señaló Liebermann, que llegó ayer a Moscú en su primera visita a este país.
En relación a Siria, el ministro de Exteriores israelí apuntó: "Estamos dispuestos a ir directamente a Damasco, pero sin condiciones previas".
A su vez, afirmó que el nuevo Gobierno israelí tiene previsto cumplir con todos los acuerdos suscritos para el arreglo del conflicto con los palestinos.
"Tenemos continuismo en el poder y respetaremos todos los acuerdos y obligaciones internacionales", dijo.
Con todo, matizó que la resolución 194 de la ONU sobre el retorno de tres millones de refugiados palestinos es inaceptable para Israel.
"El intento de solucionar el problema de los refugiados significa exterminar Israel por otros medios", aseveró.
Liebermann añadió que "si el mundo árabe quiere acoger artificialmente a los refugiados palestinos y no les permite florecer. Ese es su problema".
"Con los recursos financieros que existen en los países árabes, en los Emiratos, en Arabia Saudí, con esos colosales territorios no sería un problema solucionar el problema de los refugiados palestinos en el marco del mundo árabe", indicó.
Además, adelantó que Israel no participará en la conferencia internacional que el Kremlin desea organizar en la segunda mitad de este año si son invitados el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) y el grupo chií libanés Hizbulah.
"No tomaremos parte en ninguna conferencia, sea en Moscú o Washington, en la que participen Hamás e Hizbulah", dijo.
Moscú es el único país miembro del Cuarteto de mediadores internacionales para Oriente Medio (EEUU, Rusia, ONU y Unión Europea) que no considera a Hamás una organización terrorista.
Al respecto, el líder palestino, Mahmud Abás, aseguró recientemente en Moscú que la conferencia en esta ciudad serviría de impulso para el proceso de paz y sería una continuación de la celebrada en 2007 en la base militar estadounidense de Annapolis.
Israel y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) se comprometieron en Annapolis a reanudar las negociaciones con el objetivo de alcanzar un acuerdo de paz antes de finales de 2008.
Liebermann también tachó de "extremadamente indeseables" los suministros de armas que podrían alterar el equilibrio de fuerzas en Oriente Medio.
"La situación en Irán, Sudán, Irak y el Líbano es causa de preocupación. A nadie, especialmente a Rusia, le gustaría ver a Pakistán unido a Afganistán y dirigido por radicales como los talibán. Eso amenazaría no sólo a Israel, sino a todo el orden internacional", apuntó.
Liebermann, que se reunió ayer con el presidente, Dmitri Medvédev, y el primer ministro ruso, Vladímir Putin, viaja hoy a Bielorrusia.