Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lula propondrá una "alianza" energética y agrícola entre Brasil y África

Será la primera vez que un jefe de Estado brasileño participe en una cumbre africana, a la que Lula ha sido invitado por su interés "en promover las relaciones entre África y América del Sur". EFE/Archivotelecinco.es
El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, asistirá el próximo miércoles a la Cumbre de la Unión Africana, que se celebrará en Libia, con la intención de proponer una "alianza energética y agrícola" entre su país y ese continente.
Será la primera vez que un jefe de Estado brasileño participe en una cumbre africana, a la que ha sido invitado por su interés "en promover las relaciones entre África y América del Sur", explicaron a Efe fuentes diplomáticas en Brasilia.
Lula intervendrá en la inauguración de la cumbre junto al líder y anfitrión libio Muamar Muhamad Al Gadafi, los mandatarios de otros países africanos y el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, según anticipó el portavoz de la Presidencia brasileña, Marcelo Baumbach.
En su mensaje, "reafirmará el compromiso de largo plazo que Brasil tiene con el desarrollo de África, así como la prioridad de política de Estado que le ha conferido el Gobierno a las relaciones con ese continente", declaró el portavoz.
Más allá de su discurso de corte político, Lula también aspira a potenciar las crecientes relaciones económicas, comerciales y de cooperación, mediante la firma de tres acuerdos entre Brasil y la Unión Africana.
Uno de ellos ofrecerá extender a todos los países de África un proyecto para mejorar la productividad de las industrias algodoneras de Mali, que la Empresa Brasileña de Pesquisa Agropecuaria (Embrapa) desarrolla en esa nación desde hace poco más de un año.
El proyecto apunta a mejorar la calidad del suelo, las técnicas de siembra y la productividad y hasta ahora Brasil ha invertido en su desarrollo unos 4 millones de dólares.
También será firmado otro convenio sobre cooperación en el área de agricultura, para el fortalecimiento de los pequeños productores y del acceso a mercados domésticos, regionales e internacionales, que incluirá la oferta de capacitar a los campesinos en el desarrollo de biocombustibles.
El principal foco de ese acuerdo será el etanol que Brasil fabrica desde hace tres décadas con caña de azúcar y que Lula promociona como herramienta para promover la distribución de renta y la lucha contra la combate a la pobreza, así como para contener la emisión de gases contaminantes.
El tercer acuerdo se refiere a la cooperación para el desarrollo humano y social y asistencia en salud, y abarcará también las áreas de cultura y deporte como mecanismos de inclusión.
En lo relativo a salud, Lula renovará su oferta de colaborar con África en el combate al sida mediante los programas que se aplican en Brasil desde hace más de una década, que son considerados por la ONU como "modelo" para el mundo en desarrollo.
Otro objetivo del presidente brasileño será buscar fórmulas para reforzar el comercio con África, que tiene un peso creciente en la balanza comercial del país.
Hasta el 2003, cuando Lula llegó al poder, el intercambio entre Brasil y todos los países africanos giraba en torno a los 5.000 millones de dólares anuales.
Sin embargo, la política de diversificación del comercio exterior que Lula impuso desde entonces llevó a que, en 2008, el intercambio con África superase los 26.000 millones de dólares, dijo Baumbach.
Ese crecimiento situó el año pasado a África como un todo en el cuarto lugar entre los principales socios comerciales de Brasil y, según el portavoz, existe un "enorme margen" para ampliar esas relaciones.
Lula partirá esta noche hacia Trípoli, donde pernoctará mañana, y el miércoles se dirigirá hacia Sirte, ciudad natal de Muamar Muhamad Al Gadafi y sede de la Cumbre.
El mismo miércoles, tras un almuerzo oficial, Lula tiene previsto regresar a Brasilia.