Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF alerta de que la situación en el Mediterráneo Central será "peor" este año

Advierte de que los refugiados buscarán ahora vías más peligrosas para llegar a Europa
Médicos Sin Fronteras (MSF) ha alertado de que la situación en el Mediterráneo Central será "peor" a la vivida el año pasado ya que el cierre de la ruta a través del Egeo a inmigrantes y refugiados les hará buscar otras vías para alcanzar Europa mucho más peligrosas y no se han movilizado recursos adicionales para los rescates.
Según los datos publicados por Frontex este viernes, las llegadas a Grecia en abril cayeron un 90 por ciento mientras que las llegadas a Italia se redujeron en un 13 por ciento con respecto a marzo. En total, de acuerdo a los datos de la Organización Internacional para las Migraciones, hasta el 11 de mayo habían llegado a Italia por mar 31.219 personas, frente a las 47.449 que lo hicieron entre el 1 de enero y el 31 de mayo de 2015.
A pesar de estas cifras, la responsable de operaciones en el Mediterráneo de MSF, Paula Farias, se muestra convencida de que una vez que llegue el buen tiempo "la situación será peor que el año pasado", entre otras cosas porque el paso desde Turquía está cerrado, la situación en Siria "sigue deteriorándose" y en Libia se cree que hay "entre 600.000 y 800 personas que quieren cruzar".
Sin embargo, ha explicado en una entrevista concedida a Europa Press, "no hay mayor despliegue de recursos por parte de la UE" ni los guardacostas italianos han podido incrementar su dotación de barcos. Lo que hay, ha añadido, "son más ONG trabajando en la zona pero que tienen menos capacidad real de rescate".
OPERACIÓN DE RESCATE DE MSF
Como ya hiciera el año pasado, MSF ha desplegado dos barcos de rescate en la zona. El primero de ellos, el 'Dignity I', con 16 tripulantes, partió de Malta y el 23 de abril efectuó su primera operación, acoger a 308 personas rescatadas (205 hombres, 80 mujeres y 23 niños).
Su segunda embarcación, el 'Bourbon Argos', está operativa desde principios de mayo y el día 6 llevó a cabo el rescate de 121 personas (entre ellas 28 mujeres y 6 niños). Además, un equipo de MSF viaja a bordo del buque fletado por la organización SOS Mediterranée, 'Aquarius'.
Farias ha lamentado la respuesta que está dando a esta crisis la Unión Europea y que tengan que ser "las ONG las que rescaten en lugar de ser Europa la que ponga los medios". Lo deseable sería, ha sostenido, que hubiera "vías legales y que la gente no tuviera que jugarse la vida en el Mediterráneo".
Sin embargo, tras el acuerdo "ilegal" con Turquía, se está obligando a quienes huyen de la guerra y la violencia a "buscarse una salida más peligrosa, más cara y con mayores beneficios para los traficantes".
NUEVAS RUTAS
Según la responsable de MSF, se tiene constancia de que se está ofertando una ruta que, saliendo de Siria en avión lleva a Sudán, desde donde se cruza el desierto hacia Libia para desde ahí tomar un barco a Europa.
Además, parece que la ruta desde Egipto es otra opción, como lo demuestra el rescate el jueves de dos embarcaciones partidas de este país con algo más de 800 inmigrantes a bordo, incluidos algunos sirios.
"Todavía es muy pronto para decir si está cambiando la tendencia", ha reconocido, sin embargo ha alertado de que la ruta desde Egipto es mucho más larga, no se puede hacer en las pequeñas embarcaciones hinchables sin apenas combustible que salen desde Libia, sino que hacen falta embarcaciones de madera.
PREOCUPACIÓN POR LIBIA
Farias también ha expresado la preocupación de MSF de que con Libia pueda llegar a ocurrir lo mismo que con Turquía. "Hace unos meses Turquía no era un país seguro y ahora lo es" tras el acuerdo alcanzado en marzo por la UE para la devolución de inmigrantes a cambio de 3.000 millones de euros y de la distribución de refugiados por Europa que ya están en Turquía.
"Nos preocupa que pueda ocurrir lo mismo con Libia, un país que es tremendamente inseguro", ha subrayado, lamentando la "gran falacia" que se está produciendo al declarar a un país como seguro. "La etiqueta de seguro no es de quita y pon, hay que ganársela y que no se puede utilizar en función de las necesidades de extradición tan poco solidarias de Europa", ha añadido.
"¿Cómo es posible que esté ocurriendo esto en las puertas de Europa en 2016, que la gente esté arriesgando su vida y que el Mediterráneo haga de barrera?", ha preguntado Farias, recordando que quienes llegan a Europa huyen de conflictos armados y de situaciones de extrema violencia. "Nadie se sube a una patera con su familia, con sus hijos, con sus bebés si tuviera otra alternativa", ha insistido.
Según la responsable de MSF, esta crisis se podría resolver "de una forma sencilla" pero no hay "ninguna voluntad". "La llave de lo que está pasando la tiene Europa, la tienen personas concretas que podrían tomar decisiones y solucionarlo y no lo hacen porque no tienen altura de miras y no son capaces de estar a la altura de los principios que predican", ha remachado.