Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF reclama la apertura inmediata de los centros de detención en Grecia

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha denunciado las malas condiciones de reclusión en que se encuentran las personas internadas en los 'hotspots' tras el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía y reclama a las autoridades griegas la apertura inmediata de los centros de detención.
En un comunicado publicado este miércoles por la organización, MSF señala que transcurridos dos meses tras la firma del acuerdo entre la Unión Europea y Turquía la situación continúa deteriorándose para los refugiados, migrantes y solicitantes de asilo encarcelados en los centros de registro e identificación, los llamados 'hotspots', de las islas griegas.
Desde el 20 de marzo, los refugiados que llegan a las islas griegas son enviados a centros de internamiento. Entre las personas confinadas se incluyen mujeres, niños y menores no acompañados para quienes no se han establecido medidas de protección específicas. El tiempo máximo establecido para la detención administrativa en estos centros, fijado en 25 días de internamiento, se está incumpliendo.
"Más allá de la naturaleza completamente inadmisible de estas detenciones, es evidente que muchas de las personas forzadas a vivir hacinadas están siendo retenidas ilegalmente. El número de personas encerradas en algunos de estos centros es más del doble de lo previsto inicialmente", ha manifiestado MSF. Además, "no existe separación entre hombres y mujeres que viven en condiciones cada vez más precarias y las autoridades continúan trasladando a más y más personas a unos centros ya superpoblados", ha denunciado la organización.
Según la información obtenida por los equipos de MSF, el agua y el alojamiento escasean en algunos centros, las instalaciones sanitarias se encuentran en malas condiciones, la higiene resulta deplorable y la distribución de alimentos es aleatoria. Los equipos también han constatado un aumento considerable de personas que sufren estrés y heridas causadas por la violencia. Las tensiones existentes se están agudizando a causa del hacinamiento y del confinamiento prolongado.
Además, la organización explica que las personas retenidas reciben muy poca información sobre su futuro y el procedimiento que se les va a aplicar. "Fundada en el rechazo, la política de migración de la Unión Europea está logrando lo que se propuso: conseguir que un número menor de personas desembarquen en las islas. Sin embargo, como si la brutalidad de una política de este tipo no bastara, quienes siguen cruzando el mar Egeo arriesgando sus vidas son confinados en condiciones deplorables y arbitrarias", ha denunciado MSF en su comunicado.
La organización considera que esta reclusión solo sirve para agravar la situación de personas que están siendo tratadas de una forma "cada vez más inhumana y degradante". Por ello, MSF recalca que es "urgente y vital" aliviar parte de su sufrimiento con la apertura de los campamentos para permitirles moverse libremente en las islas.