Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF denuncia la retención indefinida de inmigrantes en Grecia

La organización humanitaria ha declarado que "la Unión Europea no puede eludir responsabilidades"
Médicos Sin Fronteras (MSF)ha denunciado la decisión de las autoridades griegas de detener indefinidamente a personas inmigrantes hasta que sean devueltos por la fuerza u opten a un retorno voluntario, según ha publicado la organización en el informe 'Sufrimiento invisible'.
La normativa fue aprobada la semana pasada y ya ha sido aplicada en dos centros de detención en el norte del país, en las ciudades de Drama y Evros. MSF ha criticado que esta nueva norma empeora las condiciones físicas y mentales de las personas retenidas.
"Ya hemos denunciado los efectos perjudiciales de la detención prolongada y sistemática en la salud de los inmigrantes ", ha afirmado la referente de MSF sobre temas de inmigración en Grecia, Ioanna Kotsioni.
"Estamos indignados con la decisión de las autoridades griegas de prolongar aún más el tiempo de detención cuando ya se estaba aplicando el periodo máximo de 18 meses. Es una evidencia del cambio de la política hacia un tratamiento más severo de los inmigrantes, que actualmente ya están detenidos durante meses en condiciones inaceptables. Y es aún peor, ahora la amenaza de la detención indefinida está siendo utilizada como medio de coerción ", ha añadido Kotsioni.
Desde que la Policía griega lanzó la "Operación Xenios Zeus" en 2012, el número de inmigrantes irregulares y solicitantes de asilo retenidos en detención administrativa se ha disparado. Al mismo tiempo, la capacidad de las instalaciones de detención ha crecido en 4.500 plazas.
GRAVES RIESGOS PARA LA SALUD
La organización ha denunciado que el hacinamiento, la falta de acceso al aire libre o la mala dieta, entre otros problemas, han contribuido a la difusión de enfermedades respiratorias, gastrointestinales y dermatológicas entre los detenidos. Además, MSF ha defendido que estas detenciones también resultan dañinas para la salud mental, ya que provocan ansiedad, depresión y manifestaciones psicosomáticas. Es habitual que inmigrantes retenidos hayan recurrido a huelgas de hambre, así como a intentos de mutilarse o suicidarse.
Grupos particularmente vulnerables, como menores de edad, víctimas de tortura y personas con enfermedades crónicas o discapacidad, están también sujetos a detención prolongada. Algunos inmigrantes y solicitantes de asilo han sido retenidos en estaciones de Policía, donde las condiciones son todavía más deplorables y no se les permite salir al aire libre durante meses.
MSF ha facilitado asistencia médica y humanitaria a inmigrantes retenidos en centros de Grecia, Malta e Italia durante los últimos diez años. En el caso de Grecia, la organización ha recurrido a financiación privada para cubrir las necesidades de los inmigrantes recién llegados, junto a los solicitantes de asilo y personas bajo detención administrativa.
"A pesar de nuestras repetidas llamadas a mejorar las condiciones de detención y el acceso de los inmigrantes al cuidado de la salud, hemos visto pocos cambios; al contrario, la situación general continúa deteriorándose", ha declarado el coordinador general de MSF en Grecia, Apostolos Veizis.
LA UNIÓN EUROPEA TIENE QUE REACCIONAR
La organización ha instado a las autoridades de la Unión Europea a que tomen cartas en el asunto. Según MSF, los países que sirven de entrada para la inmigración irregular están bajo presión de los demás países comunitarios para "reducir los flujos inmigratorios".
"Los países miembros de la Unión Europea y las instituciones comunitarias no pueden continuar eludiendo su parte de responsabilidad", ha afirmado Ioanna Kotsioni.
Grecia se ha comprometido ha proveer de servicios médicos a los centros de detención para inmigrantes, por lo que MSF está cesando sus actividades en estas instalaciones del norte del país. De todos modos, la organización ha continuado reclamando a las autoridades que cumplan con el compromiso y garanticen un acceso amplio e ininterrumpido a atención de los inmigrantes y solicitantes de asilo retenidos.