Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

MSF alerta de la situación "extrema" de 60.000 refugiados sirios en la frontera jordana

Unos 60.000 refugiados sirios se encuentran "atrapados" y "en condiciones extremadamente duras" cerca de la frontera con Jordania, ha advertido este jueves la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), que ha apelado a la "responsabilidad colectiva" de toda la comunidad internacional.
La organización ha pedido la reanudación inmediata de la ayuda humanitaria y protección internacional para estas personas, que no reciben alimentos ni atención médica desde que el 21 de junio se produjo un atentado contra un puesto militar cercano.
El coordinador de operaciones de MSF, Benoit De Gryse, ha explicado en un comunicado que estas 60.000 personas --más de la mitad de ellas niños-- "necesitan desesperadamente la reanudación urgente de la distribución de comida, agua y la provisión de atención médica", si bien ha subrayado que la ayuda por sí sola no basta".
"A quienes huyen de la guerra debería proporcionárseles protección internacional y un lugar seguro al que trasladarse. Ni Siria ni la frontera son seguras en este momento", ha añadido De Greyse, en un comunicado en el que ha recriminado a la comunidad internacional su "enorme fracaso".
MSF ha pedido a los países, tanto de Oriente Próximo como de otras regiones, que den "un paso al frente" y brinden "un lugar seguro" para los refugiados. En este sentido, De Greyse ha insistido en que "los estados que tienen la capacidad para proporcionarles protección no deben darles la espalda".
CLÍNICA
Antes de la suspensión de las actividades, MSF gestionaba una clínica móvil para asistir a los refugiados atrapados en el denominado 'berm'. Desde que comenzó a funcionar el 16 de mayo, por la clínica pasaron 3.501 personas, en su mayoría con enfermedades cutáneas, diarrea y desnutrición.
De los 1.300 niños menores de cinco años que fueron examinados, 204 padecían desnutrición "moderada" y diez se encontraban ya en un grado "severo". Uno de cada cuatro niños atendidos, además, padecía diarrea aguda, según la nota de la organización.