Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La MUD convoca una nueva marcha contra Maduro pese a los últimos disturbios

El secretario ejecutivo de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Jesús 'Chúo' Torrealba, ha convocado para el sábado una nueva marcha para impulsar el referéndum revocatorio contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, a pesar de los disturbios que se han producido en las movilizaciones de este miércoles.
Torrealba ha anunciado en una rueda de prensa que la MUD marchará a partir de las 10.00 (hora local) desde la Avenida Casanova, en Caracas, para exigir al Consejo Nacional Electoral (CNE) "que respete el ejercicio del derecho fundamental al sufragio".
El jefe de la oposición venezolana ha reiterado la determinación de la MUD a "defender" las firmas que han recabado para activar el proceso que conduce a la celebración de un referéndum en el que el pueblo decidirá sobre la continuidad de Maduro en el cargo.
La convocatoria llega horas después de los enfrentamientos que se han producido este miércoles en las marchas que la coalición opositora ha encabezado en las principales ciudades venezolanas hacia las sedes del CNE, informa 'El Nacional'.
"Maduro, aquí va a haber cambio, quieras o no quieras", ha dicho. "En tus manos está la llave de la paz de la República", ha reiterado, subrayando que la MUD "va a hacer lo que tenga que hacer para terminar este año con un referéndum revocatorio y un nuevo Gobierno".
GAS Y PERDIGONES
Los mayores incidentes se han producido en Caracas, donde las fuerzas de seguridad han cortado el paso a los manifestantes en su camino hacia la sede central del CNE, lo que les ha obligado a buscar rutas alternativas y ha desatado la violencia.
Los uniformados han tratado de frenar a los manifestantes con gases lacrimógenos y perdigones. Uno de los heridos ha sido el ex candidato presidencial de la MUD, Henrique Capriles, al que han afectado los gases lacrimógenos.
"Estimados todos, me encuentro bien. Los venezolanos queremos revocatorio y cambio. Maduro no podrá con el pueblo", ha escrito posteriormente el gobernador de Miranda en Twitter.
Así las cosas, la MUD ha pedido a sus simpatizantes que regresen al punto de partida de la marcha, la estación de metro de Bello Monte. Sin embargo, tras un leve repliegue, parte de los manifestantes han decidido continuar hacia el CNE.
Al mismo tiempo, simpatizantes del Gobierno marchaban desde la avenida Libertador de Caracas hacia el Palacio de Miraflores en defensa de la Gran Misión Vivienda, al considerar que está en peligro por una nueva ley para reconocer la propiedad privada de estas casas.
REFERÉNDUM REVOCATORIO
La MUD ha reprochado al CNE la lentitud con la que ha respondido a las gestiones opositoras para celebrar el referéndum revocatorio, aunque la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, asegura que los plazos son los establecidos en las leyes.
La MUD ha aumentado la presión sobre el CNE porque si la convocatoria del referéndum supera el 10 de enero de 2017, aunque los venezolanos ordenen el cese de Maduro, no habrá nuevas elecciones, sino que el vicepresidente, Aristóbulo Isturiz, gobernará en funciones hasta 2019.
El 27 de abril la coalición opositora inició la campaña de recogida de firmas para activar la consulta popular contra Maduro. En apenas unos días logró recabar más de un millón --frente a las 200.000 necesarias--, que ahora están siendo revisadas por el CNE para ratificar su validez.
Una vez completada la primera fase, en la que se encuentra actualmente, la MUD tendrá un máximo de tres días para recabar las rúbricas del 20 por ciento de los votantes registrados, es decir unos cuatro millones de venezolanos.
Las autoridades electorales tienen entonces 15 días para autenticar los apoyos o rechazarlos, como ya hizo en 2004 con el referéndum revocatorio que se planteó entonces contra el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez.
Si el CNE da su plácet, debe convocar el referéndum en los 90 días siguientes. Para que el mandato presidencial llegue a su fin deben votar a favor un número igual o superior de electores a los que apoyaron la elección, en el caso de Maduro 7,5 millones, con una participación mínima del 25 por ciento, unos 4,8 millones.