Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro califica la sesión de la OEA de "victoria moral" y carga contra "el ridículo" de Ramos Allup

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha asegurado este viernes que el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, hizo "el mayor de los ridículos" en la Organización de Estados Americanos (OEA)", que celebró una sesión permanente donde se discutió la aplicación de la Carta Democrática a Venezuela.
"Ha llenado de estiércol el historial de traiciones contra la patria", ha afirmado Maduro sobre Ramos Allup, al tiempo que ha calificado de "victoria moral" la intervención de la canciller, Delcy Rodríguez, en la sesión de la OEA en la que finalmente no se tomó ninguna decisión sobre aplicar dicho proceso.
"Venezuela le dice no al intervencionismo de la burguesía 'adeca'", ha afirmado el mandatario venezolano en un acto de celebración del 195 aniversario de la Batalla de Carabobo, haciendo referencia al término que se utiliza para referirse a los seguidores de Acción Democrática, cuyo secretaría general cubre Ramos Allup.
El secretario general de la OEA, Luis Almagro, bajó el tono este jueves y al inicio de la sesión afirmó que "el objetivo es no castigar ni sancionar a Venezuela".
"Estamos aquí para apoyar a un Estado miembro y ayudarlo a volver al camino de la democracia. En ese sentido, apoyo la idea de que se constituya un grupo de países amigos de la OEA", indicó.
No obstante, Almagro se mostró favorable a que se celebre antes de finales de 2016 el proceso revocatorio previsto en la Constitución, que puede apartar a Maduro de la presidencia.
Igualmente, defendió la liberación inmediata de todos los presos políticos y que "los poderes ejecutivo y legislativo del Gobierno venezolano hagan a un lado sus diferencias y empiecen a trabajar juntos de inmediato para responder a la crisis humanitaria" y para "para recuperar la estabilidad y la seguridad en el país".