Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maduro dice que su "mayor error" ha sido subestimar la "capacidad de daño" de la oposición venezolana

El presidente venezolano se ofrece a reunirse con Trump para pedir que abandone "la doctrina 'monroísta'"
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha sostenido que su "mayor error" ha sido subestimar "la capacidad de daño" de la oposición, a la que ha acusado de "incendiar" el país para propiciar una "intervención", si bien ha confiado en que la situación se calme tras las elecciones a la Asamblea Constituyente que se celebrarán este domingo porque entonces "solo" quedará la vía del "diálogo nacional".
"Mi mayor error ha sido subestimar a la oposición, su capacidad de daño, su maldad, su capacidad de violencia. Quizás es el peor error que hemos cometido", ha dicho en una entrevista concedida a la cadena rusa RT desde el Palacio de Miraflores, en Caracas, que se ha difundido este jueves.
Maduro ha denunciado que Venezuela "ha sido martirizada" por "una oposición que se lanzó a una aventura de incendiar el país solicitando una intervención" extranjera. "Nos han tratado de llevar a situaciones extremas, como en Irak, Siria, Libia", ha indicado.
El líder 'chavista' ha destacado que, a pesar de las acciones de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), el Gobierno y sus simpatizantes han resistido "110 días continuos de arremetida violenta con paciencia, con estoicismo", algo que ha atribuido a la "conciencia" del pueblo venezolano.
Así, ha ratificado que las elecciones a la Asamblea Constituyente no se cancelarán. "A la oposición solamente le va a quedar una vía: atender la convocatoria al diálogo nacional que va a ser la Asamblea Constituyente a partir de la próxima semana", ha subrayado.
TRUMP "DETÉNTE"
Por otro lado, ha aprovechado para lanzar un mensaje a su homólogo estadounidense, Donald Trump, que esta semana ha aprobado nuevas sanciones contra 13 altos cargos del Gobierno venezolano para forzar a Maduro a dar marcha atrás en la convocatoria de la Asamblea Constituyente.
"Detén la agresión contra Venezuela (...) Cese su intervencionismo en América Latina", ha urgido. Maduro ha recordado que la nación caribeña "es una base fundamental de estabilidad" para toda la región, de modo que cualquier acción en su contra tendrá un impacto continental.
Además, ha recalcado que "si Venezuela fuera desmembrada y la Revolución Bolivariana fuera golpeada hasta el punto de llevarnos a tomar las armas, nosotros combatiríamos nuevamente con la misma bandera e iríamos más allá de nuestra frontera".
Interrogado sobre la posibilidad de que Estados Unidos adopte sanciones económicas contra la industria petrolera, principal fuente de riqueza de Venezuela, ha rehusado adelantar acontecimientos. "Pero me parece una locura que los extremistas de la derecha estadounidense estén hablando de un bloqueo contra Venezuela", ha apostillado.
Maduro ha asegurado que "Venezuela está en disposición de vivir en paz" y en este sentido se ha mostrado dispuesto a reunirse con Trump. "Si de algo sirve, me gustaría algún día hablar con él y estrecharle la mano para decirle que estamos en el siglo XXI, que se olviden de la doctrina 'monroísta', que ha llegado el tiempo de aceptar la diversidad, de un nuevo tipo de relación de altura", ha dicho.
ASAMBLEA CONSTITUYENTE
Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente esgrimiendo que es la única forma de devolver la paz social a Venezuela, que desde abril sufre una nueva ola de violencia por la represión de las protestas contra el Gobierno, que ya han dejado más de cien muertos.
El 30 de julio los venezolanos elegirán a los 545 miembros de la Asamblea Constituyente, de los cuales 173 saldrán de sectores afines al 'chavismo' y 364 tendrán carácter territorial, a lo que se suman ocho representantes indígenas que serán elegidos el 1 de agosto.
La MUD ha alertado de que la Asamblea Constituyente es un intento de Maduro para perpetuarse en el poder. Por su parte, la Organización de Estados Americanos (OEA) y numerosos gobiernos de la región han denunciado una ruptura del orden constitucional en Venezuela por la deriva autoritaria del Gobierno.