Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mal identificados más de 200 soldados de EEUU muertos en Irak y Afganistán

Una investigación del Ejército ha revelado problemas de identificación de tumbas en el Cementerio Nacional de Arlington donde son sepultados los héroes militares de Estados Unidos desde la Guerra Civil, en el siglo XIX.
En Arlington (Virginia), junto al río Potomac y a pocos kilómetros de la capital de Estados Unidos, también yacen los restos de ex presidentes y sus esposas, incluyendo miembros de la familia Kennedy, y efectivos de las Fuerzas Armadas que han perecido en las guerras en Irak y Afganistán.
Como resultado de la investigación completada esta semana, el secretario del Ejército John McHugh anunció que han sido separados de sus cargos las dos máximas autoridades civiles del cementerio.
En una conferencia de prensa en el Pentágono, McHugh informó que el superintendente del cementerio, John Metzler, ha sido despojado de su autoridad y que su segundo, Thurman Higgenbotham, recibió licencia administrativa a la espera de que se tomen otras medidas en su contra.
Ambos fueron sustituidos por Kathryn Condon, quien pasará a ocupar el cargo de directora ejecutiva del Programa de Cementerios Nacionales del Ejército.
La investigación llevada a cabo por el inspector general del Ejército, general Steven Whitcomb, determinó que en muchos casos las tumbas fueron mal identificadas o mal ubicadas.
Específicamente estableció que hubo problemas de identificación de restos en al menos 211 casos y "podría haber más".
Según el informe de Whitcomb, los problemas de identificación o de ubicación equivocada de las tumbas se verificó en las secciones 59, 65 y 66 del cementerio y que se constataron dos casos de tumbas mal marcadas en la sección 60 donde yacen militares muertos en los conflictos de Irak y Afganistán.
Esta es una situación "profundamente inquietante e inaceptable", manifestó McHugh.
Añadió que personalmente ofrecía sus disculpas "a los familiares de quienes yacen en ese camposanto y que ahora podrían poner en tela de juicio el cuidado que se da a sus seres queridos".
McHugh señaló que el inspector general descubrió que la misión del cementerio de Arlington se vio afectada por una administración disfuncional, por la falta de procedimientos y políticas preestablecidas, así como un "ambiente organizativo insalubre".
"Todo eso termina hoy. Simplemente no hay excusas", agregó.
McHugh también anunció la creación de una comisión independiente de investigación del problema que será encabezada por los ex senadores Max Cleland y Robert Dole.