Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El expresidente de Maldivas Mohamed Nasheed obtiene el estatus de refugiado en Reino Unido

El expresidente de Maldivas Mohamed Nasheed ha obtenido el estatus de refugiado en Reino Unido, a donde se desplazó el pasado mes de enero para recibir tratamiento médico, tal y como ha informado su propio departamento de prensa.
Nasheed fue condenado en marzo de 2015 a 13 años de prisión bajo la ley antiterrorista en medio de las acusaciones en su contra por haber ordenado la detención de un juez y de un motín militar que el exmandatario ha calificado de golpe de Estado.
El juicio contra Nasheed fue calificado por la organización en favor de los Derechos Humanos Amnistía Internacional como una "parodia de Justicia", y meses después, en octubre, Naciones Unidas declaró ilegal su encarcelamiento y ordenó su inmediata liberación, algo a lo que el Gobierno de Abdulá Yaamen se negó.
Tras recibir el estatus de refugiado, Nasheed ha acusado a Yaamen de haber "encarcelado a todos los líderes de la oposición" y de "ir contra todo el que se atreva a oponerse a él o a criticarle". "En el último año, la libertad de prensa, expresión y asamblea se han perdido", ha asegurado.
"Teniendo en cuenta la deriva hacia el autoritarismo de que está siendo escenario Maldivas, yo mismo y otros políticos de la oposición sentimos que no tenemos más posibilidad que trabajar desde el exilio", ha indicado. "Por ahora", ha remachado.
A Nasheed se le permitió viajar a Reino Unido para recibir tratamiento médico. Exactivista por los Derechos Humanos, se convirtió en 2008 en el primer presidente elegido democráticamente en la nación asiática, poniendo fin a más de tres décadas de dictadura con Maumoon Abdul Gayoom.
La inestabilidad es persistente en el archipiélago desde el derrocamiento de Nasheed en febrero de 2012, tras lo que fue arrestado y sentenciado en marzo por ordenar el secuestro de un juez, tras un proceso criticado por la comunidad internacional.