Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal de Maldivas condena al exvicepresidente Ahmed Adeeb por la explosión en la lancha del presidente

Un tribunal de Maldivas ha condenado este jueves a 15 años de cárcel al exvicepresidente Ahmed Adeeb tras declararle culpable de colocar el artefacto que explotó en septiembre de 2015 en la lancha del presidente, Abdulá Yameen.
El mandatario y su esposa, Fathimath Ibrahim --que resultó herida de levedad--, viajaban a la capital desde el Aeropuerto Internacional Nasir, situado en la isla de Hulhule, tras regresar al país después de peregrinar a la localidad saudí de La Meca.
Según las informaciones recogidas por el diario local 'Miadhu', junto a Adeeb han sido condenados a diez años de cárcel sus dos guardaespaldas, Hasán Rikaz y Ahmed Amir.
La sentencia ha sido anunciada apenas unos días después de que el exvicepresidente fuera condenado a diez años de cárcel por cargos de terrorismo por la posesión ilegal de varias armas.
Adeeb, de 34 años y visto como el posible sucesor de Yameen, fue detenido y acusado por posesión de armas de fuego en el marco de la investigación por la explosión de una lancha del presidente, siendo destituido en noviembre por el Parlamento.
El exvicepresidente ha sido condenado una semana después de que el expresidente del país Mohamed Nasheed, ahora exiliado en Reino Unido, formase el grupo de Oposición Unida contra Yameen.
Nasheed fue condenado a trece años de prisión también por cargos terroristas después de un juicio en 2015 que fue ampliamente denunciado por su motivación política.
Se le concedió el permiso para viajar a Reino Unido para recibir un tratamiento médico y el mes pasado consiguió la condición de refugiado por parte de las autoridades británicas.
La campaña llevada a cabo contra el disenso político ha anulado la popular imagen que Maldivas, una cadena de islas con una población de 400.000 habitantes, tenía de "paraíso vacacional", algo que se ha enfatizado con la presencia de jóvenes radicalizados que son reclutados para unirse a la lucha del Estado Islámico en Oriente Próximo.