Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Maliki rechaza la declaración de autonomía de la región de Salahuddin

El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, ha criticado este sábado las exigencias de mayor autonomía lanzadas por las autoridades locales de la provincia de Salahuddin al alegar que esto forma parte de un intento del Partido Baaz de protegerse, prohibido tras el derrocamiento de su líder Sadam Husein.
BAGHDAD, Oct 29 (Reuters)
"El Partido Baaz tiene como objetivo utilizar Salahuddin como un paraíso seguro para sus seguidores y esto no va a pasar gracias a la conciencia de sus habitantes", ha asegurado Al Maliki, en un comunicado.
"El federalismo es un asunto constitucional y el Gobierno provincial de Salahuddin no tiene el derecho a decidir en esta cuestión", ha argüido. "El Ejecutivo rechazará de forma definitiva la decisión tomada" por las autoridades de dicha provincia, ha agregado el 'premier' iraquí.
La decisión a la que hace alusión Al Maliki es la declaración simbólica de área autónoma el pasado jueves por parte del Gobierno de Salahuddin. Sin embargo, para ello, las autoridades necesitan convocar un referéndum público y obtener la aprobación parlamentaria.
A este acto le siguieron acciones de protesta el viernes, con el bloqueo de una autopista en la provincia de Anbar, en el oeste del país, y con una manifestación multitudinaria contra la campaña de arrestos contra miembros del Partido Baaz.
Como consecuencia, 615 personas han sido arrestadas, principalmente, en el centro y en el sur del país, por tratar de minar la seguridad iraquí, en palabras de Al Maliki. Según han sostenido las fuerzas de seguridad y la Policía, el primer ministro emitió una orden de arresto contra 350 ex miembros del Partido Baaz.
Junto con las muestras populares de repulsa, responsables gubernamentales de Anbar y varios líderes tribales han reclamado la liberación de los detenidos y su vuelta a las provincias en las que fueron arrestados. Si el Ejecutivo no obedece dichas demandas, ambas partes han amenazado con convocar más protestas.
El líder del consejo local de Anbar, Mamun Sami Rashid, ha precisado que el plazo del que dispone Al Maliki para la liberación de los detenidos finaliza el lunes. En su defecto, ha dicho, "se registrarán casos de desobediencia civil y manifestaciones continuas" en Anbar.
Mientras que el Gobierno iraquí asevera que los baazistas traman un golpe de Estado, otros sectores políticos y sociales insisten en que esta ha sido una maniobra de precaución, en vistas a la inminente salida de las tropas estadounidenses.