Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Maliki subraya que las elecciones parlamentarias "no se retrasarán ni una sola hora"

El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, ha reiterado este domingo que las elecciones parlamentarias, previstas para el 30 de abril, "no se retrasarán ni una sola hora", si bien ha reconocido que se le ha solicitado que posponga los comicios.
"Digo y confirmo que las elecciones no serán retrasadas ni una hora. Algunos querían que las pospusiera, pero mi respuesta ha sido que ni una hora", ha dicho en una entrevista concedida a la cadena de televisión libanesa Al Manar.
La Coalición del Estado de Derecho que encabeza el primer ministro es considerada como favorita en las elecciones, si bien se espera que ningún bloque consiga hacerse con la mayoría de los 328 escaños del Parlamento.
El proceso se vio amenazado a finales de marzo después de que los miembros de la Alta Comisión Electoral Independiente de Irak (IHEC) anunciaran su dimisión en bloque denunciando injerencias, si bien poco después dieron marcha atrás y retiraron sus renuncias.
La IHEC denunció que se siente víctima del "conflicto" entre el Parlamento y la judicatura a raíz de la exclusión de varios de los candidatos para la votación del 30 de abril. El organismo aseguró en un comunicado que sufre "intensas presiones".
El origen de la disputa entre el Parlamento y los jueces reside en un artículo de la ley electoral que permite la exclusión de los candidatos de "mala reputación". La oposición al actual primer ministro le acusa de utilizar esta cláusula para deshacerse de rivales y tratar de lograr un tercer mandato.
Entre los descalificados por el panel judicial están el exministro de Finanzas Rafa al Issawi y otros parlamentarios opositores, debido a que existen órdenes de arresto contra ellos. Sin embargo, el Parlamento sostiene que los candidatos no han de ser excluidos a menos que hayan sido condenados.
Respecto a la situación en la provincia de Anbar, donde el Ejército combate a los milicianos del Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS), Al Maliki ha destacado que "sin la ayuda de los clanes no se hubiera podido hacer frente a los terroristas". Por el momento no está claro si los comicios se celebrarán en la provincia.
El grupo, surgido tras la unificación de Al Qaeda en Irak y varias brigadas extremistas sirias, se hizo el 1 de enero con el control de las localidades iraquíes Faluya y Ramadi, y desde entonces las fuerzas de seguridad y algunas tribus suníes combaten para expulsarlo de las mismas.
"No tenemos una tendencia sectaria, sino unas políticas sectarias, y los políticos lo usan para conseguir respaldos. Queremos cambiar esto para poder trabajar y aliarnos con los que quieran establecer un estado firme y unificado, no un estado sin voluntad", ha agregado, según ha recogido la agencia iraquí de noticias NINA.
Por último, ha respondido a las amenazas del Gobierno semiautónomo del Kurdistán de optar por la independencia y ha subrayado que "los kurdos votaron esta Constitución, que estipula que Irak es un estado federal e independiente".