Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Margallo asegura que el Gobierno "no ha tirado la toalla" y apoyará a Repsol en lo que decida sobre YPF

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha negado este martes que el Gobierno haya "tirado la toalla" en cuanto a la exigencia de una compensación adecuada por parte de Repsol tras la expropiación de YPF por el Gobierno argentino pero ha dejado claro que en todo caso debe ser la petrolera española la que tiene que decidir los pasos a dar.
"El Gobierno español nunca ha tirado la toalla, nunca ha dejado de dar la cara por los intereses de las empresas españolas en general y por esta empresa en particular", ha asegurado el ministro, después de que se le preguntara si el Ejecutivo había optado por abandonar la vía diplomática para encontrar una solución al caso.
"El Gobierno español lo que no puede es sustituir las decisiones que se tienen que tomar en el seno de la propia empresa", ha subrayado. Según Margallo, deberá ser Repsol quien decida si quiere insistir en el camino negociador, prefiere esperar a mejores tiempos, o prefiere ir a una vía judicial". En definitiva, ha remachado, "el Gobierno está para apoyar, no para suplir a las empresas".
En el caso de la expropiación de Repsol, el Gobierno español manifestó desde el primer momento que "estaba detrás" de la petrolera y consiguió el apoyo de las instituciones europeas. Asimismo, se llevó el caso a la OCDE y "se aumentó la presión en la OMC".
"Hemos trasladado siempre al Gobierno argentino que la mejor solución para las dos partes es una solución negociada", ha indicado Margallo, para quien el país iberoamericano necesita de "inversión extranjera" para poder afrontar su "déficit energético" y dicha inversión requiere "un marco de confianza y de seguridad jurídica", y las "acciones judiciales" en las que está inmerso el Estado argentino no son "buenas".
"El Gobierno estará detrás de las empresas para hacer lo que las empresas consideren que es más juicioso y más conveniente para sus intereses", pero "será la empresa la que tenga que resolver cómo quiere abordar este conflicto", ha insistido.
Tras la expropiación de un 51% de YPF hace año y medio, Repsol ha iniciado una batalla legal que incluye un litigio ante el tribunal internacional de arbitraje del Ciadi, al tiempo que se mantiene abierto a negociar con las autoridades argentinas.