Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marina Silva intenta definir su apoyo a Aécio Neves sin perder la coherencia

La candidata del Partido Socialista de Brasil (PSB), Marina Silva está valorando de qué manera puede apoyar al candidato del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, sin perder la coherencia, pues la hasta ahora representante de la 'nueva política' ha mostrado en varias ocasiones recelos hacia ese partido.
Uno de los casos más sonados fue su negativa a apoyar a Gerlado Alckim (PSDB) en su campaña para ser reelegido gobernador del estado de São Paulo. Silva criticó que el PSB hubiera pactado con el PSDB en São Paulo --donde la derecha gobierna desde hace casi 30 años--.
Silva se negó a participar en actos de campaña junto a Alckim, pero finalmente su equipo la alertó del riesgo de pérdida de votos y la convenció para al menos autorizar la impresión de carteles con la imagen de ambos juntos.
A pesar de esos y otros recelos ahora parece decidida a apoyar a Neves de cara a la segunda vuelta de la carrera presidencial, priorizando el cambio que, en su opinión, quiere la sociedad brasileña. Esperará a que haya un consenso entre el PSB y el partido que ella intentó fundar, Rede Sustentabilidade, pero si no lo hay es muy probable que apoye a Neves en solitario.
Para hacerlo le exigiría que incorpore a su programa puntos como la sostenibilidad en el desarrollo económico, el fin de la reelección, la reforma política y la educación en tiempo integral. En realidad se trata de propuestas de carácter muy genérico que ya están en el programa electoral de Neves.
Para Silva, uno de los argumentos que más pesan para decantarse a favor del candidato liberal es que goza del favor de la viuda de Eduardo Campos, el anterior candidato socialista, que falleció en accidente de avión a mediados de agosto.
Según el diario 'Folha de São Paulo', Renata Campos ya ha contactado con aliados para estructurar un discurso a favor de Neves. Por otro lado, el hermano de Campos, Antônio Campos, ya manifestó públicamente su apoyo, aunque puntualizó que lo hacía a título personal.
Lo que opine la familia de Campos es decisivo debido a la conmoción que siguió al accidente y a las constantes referencias al "legado" del ex gobernador de Pernambuco que ha hecho Silva a lo largo de la campaña.
Aunque la balanza parece decantarse a favor de Neves, el PSB también ha sido sondeado por el Partido de los Trabajadores (PT), que busca el apoyo a la reelección de Dilma Rousseff. Uno de los más proclives a apoyar al PT --o al menos a adoptar una postura neutral-- es el presidente del PSB, Roberto Amaral.
Sin embargo, otras voces importantes, como la del candidato a vicepresidente, Beto Albuquerque, descartan de plano esta opción. "Confieso que es muy difícil pensar en votar a Dilma después de lo que sufrimos", ha asegurado recientemente. La decisión definitiva que tomarán respecto al segundo turno el PSB y Silva --juntos o por separado-- se conocerá a lo largo de esta semana.