Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mata a su cuñada y se suicida durante un proceso judicial por una herencia

Edificio de la Audiencia de Landshut, donde ocurrió el tiroteo que ha dejado dos muertos.telecinco.es
Un cocinero de 60 años ha matado a tiros a su cuñada, de 48 años y luego se ha suicidado, en la Audiencia de Landshut (sur de Alemania) durante una vista judicial relacionada con el reparto de una herencia. La policía ha informado en rueda de prensa que el agresor, que también ha herido gravemente a otras dos personas, un abogado y otra cuñada suya, ha atacado a sus víctimas con un revólver, es miembro de un club de tiro y tiene licencia para el uso de armas desde 1974. En el proceso de la herencia estaban implicados la fallecida y sus seis hermanos y, según la policía, no se puede establecer una relación directa entre la vista judicial y el ataque.

Según el portavoz judicial, Leonjard Mayer, la agresión ha sido fruto de una "situación caldeada" y tuvo lugar en "apenas unos minutos". El asesino, oriundo de Dingolfing (Baviera), se encontraba sentado entre el público durante la vista y, con motivo de un receso de la misma, desenfundó el arma en un pasillo del tribunal y empezó a disparar alcanzando a tres personas.
La policía ha explicado que el hombre se introdujo seguidamente en una sala para finalmente dirigir el arma contra sí mismo y suicidarse. Los hechos se produjeron sobre las 10,15 horas locales (08,15 GMT) en el pequeño palacio de justicia de Landshut.
El autor de los disparos pudo introducir el arma sin problemas en el edificio, ya que no se realizan controles de seguridad en el mismo para los procesos civiles, según un portavoz del tribunal. La ministra de Interior de Baviera, Beate Merk ha abogado por un reforzamiento en los controles para el acceso a las dependencias judiciales aunque admitió que éstas no pueden convertirse tampoco en instalaciones de máxima seguridad.
La policía investiga además la autenticidad de una supuesta carta de despedida del agresor, aportada por un familiar del hombre, en la que al parecer afirma que hoy viviría su "última mañana". "No me siento un asesino si ocurre" y "Pagaré por ello el precio más alto: mi vida" son algunos de los fragmentos de la misiva. ZA / CGS