Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercosur condena el golpe militar y exige la inmediata restitución de Zelaya

El jefe de Estado paraguayo, Fernando Lugo, habla junto a su ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Lacognata, durante un acto en Asunción en el que, en su carácter de presidente pro témpore del Mercado Común del Sur (Mercosur), condenó el golpe militar en Honduras. EFEtelecinco.es
El jefe de Estado de Paraguay, Fernando Lugo, en su carácter de presidente pro témpore del Mercosur, condenó hoy el golpe militar en Honduras y anunció que ese bloque no reconocerá "a ninguna otra autoridad" de ese país "que no sea Manuel Zelaya Rosales".
Lugo dijo que "los presidentes de la región del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) coincidimos en una firme postura de condena a cualquier evento que ponga en riesgo el orden constitucional y la voluntad manifestada por el pueblo hondureño en elecciones libres".
En un manifiesto de seis puntos leído esta noche a periodistas en la residencia presidencial de Mburuvichá Roga, el gobernante declaró "inaceptables las situaciones de violencia contra diplomáticos que ejercen sus funciones en tal país, bajo la garantía del derecho internacional".
Zelaya fue detenido este domingo por militares y llevado contra su voluntad a Costa Rica, donde denunció maltratos a los embajadores de Nicaragua, Cuba y Venezuela en Tegucigalpa, así como la detención de miembros de su Gabinete.
"Exigimos el respecto irrestricto de los derechos humanos de la población hondureña y las libertades fundamentales, así como de los miembros del Gobierno legítimo de la República", señala el documento.
Añade que los países del bloque suramericano han instruido a sus respectivas cancillerías para "articular medidas conjuntas que permitan la inmediata restitución del presidente Zelaya en su cargo" como "única alternativa aceptable para subsanar el conflicto acontecido".
"Por lo tanto, no reconoceremos ninguna otra autoridad", enfatiza el manifiesto, que destaca que la comunidad internacional "está llamada a mostrar que el nefasto capitulo de los golpes de Estado se canceló definitivamente en la historia de América Latina".
Por su parte, el canciller paraguayo, Héctor Lacognata, afirmó a periodistas que "obviamente hay una preocupación de que este germen, que hoy está instalado en Honduras (...) pueda instalarse en otros países de la región".
"Sentimos la necesidad de que efectivamente la comunidad internacional responda con toda la dureza del caso, con toda la energía a este verdadero atentado a las instituciones democráticas", apuntó Lacognata, quien anunció que este lunes estará en Nicaragua para una reunión de urgencia del Grupo de Río.
Previamente, el Gobierno paraguayo, a través de un comunicado de la cancillería, repudió también la crisis suscitada en Honduras al igual que la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, cuyo presidente, Alberto Grillón, exigió una "resuelta intervención" de la Organización de Estados Americanos (OEA).
Por otro lado, decenas de miembros de organizaciones populares y de izquierda, que hacen parte a la coalición de amplia base ideológica que llevó a Lugo al poder, el 15 de agosto de 2008, se congregaron frente al Consulado de Honduras en Asunción, para repudiar lo ocurrido.
El Parlamento de Honduras destituyó hoy a Zelaya de la Presidencia de ese país centroamericano, a quien acusó de violar la Constitución, y en su lugar designaron a Roberto Micheletti, quien deberá entregar el cargo al presidente que resulte electo en las elecciones de noviembre próximo.