Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel y Sarkozy tratarán de acercar posturas este sábado sobre el plan para frenar la crisis de deuda

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se reúnen de nuevo este sábado en Bruselas, horas antes de la cumbre de líderes europeos, con el objetivo de tratar de acercar posturas sobre la quita a Grecia y el refuerzo del fondo de rescate, dos de los ejes del plan de la UE para frenar la crisis de deuda.
Las discrepancias entre Francia y Alemania han retrasado el acuerdo y han obligado a convocar una segunda cumbre para el miércoles 26 de octubre. Berlín quiere pedir a la banca que asuma pérdidas de hasta el 50% en los bonos griegos que tienen en su balance para mejorar la sostenibilidad de la deuda griega, mientras que tanto París como el Banco Central Europeo (BCE) se resisten por considerar que agravará el contagio a España y Portugal.
Por lo que se refiere al fondo de rescate, Sarkozy defiende que se le dé una licencia bancaria para que tenga acceso a la liquidez del BCE y se convierta en "cortafuegos que proteja de todo contagio", según ha dicho su ministro de Finanzas, François Baroin. Alemania y BCE se oponen a esta solución y prefieren usar el mecanismo como asegurador de las emisiones de bonos de Madrid y Roma.
"Alemania y Francia no tienen posiciones distintas en absoluto", ha asegurado el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble. Y ha justificado la convocatoria de una segunda crisis por la necesidad de pedir autorización al parlamento alemán antes de aprobar nuevas medidas anticrisis.
"Francia y Alemania han acordado que el conjunto de los elementos de esta respuesta global y ambiciosa (a la crisis de deuda) se examinará de forma profunda en la cumbre del domingo para poder ser adoptada definitivamente por los jefes de Estado y de Gobierno en una segunda cumbre como muy tarde el miércoles", anunciaron el pasado jueves París y Berlín en un comunicado conjunto.
Los dos dirigentes se han comprometido a adoptar "una respuesta global y ambiciosa a la crisis que atraviesa actualmente la zona euro". El plan incluirá "nuevas modalidades de intervención" del fondo de rescate, la recapitalización de la banca europea, el refuerzo de la integración económica y una "solución sostenible" a la situación en Grecia.
"Las autoridades griegas deberán adoptar compromisos ambiciosos para corregir la situación de su economía en el marco de un nuevo programa" de rescate", avisan París y Berlín, que además reclaman "iniciar de inmediato negociaciones con el sector privado para encontrar un acuerdo que permita reforzar la sostenibilidad de la deuda".