Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel dice que mantendrá el compromiso en Afganistán pese a los atentados

La canciller alemana, Angela Merkel, ha garantizado que su Gobierno mantendrá su compromiso con el futuro de Afganistán, pese a los recientes atentados sufridos por el contingente germano en ese país.
"Queremos la estabilización del país, porque es interés de Alemania que no vuelvan a salir de ahí atentados en el mundo como los del 11 de septiembre de 2001", afirmó Merkel, en una entrevista al diario alemán "Neue Presse".
Según la jefa del Gobierno, "no hay una alternativa sensata" al actual compromiso con el futuro de Afganistán, que consiste en una combinación entre la aportación militar y la reconstrucción civil.
Merkel hizo estas afirmaciones, a la espera de que hoy sea trasladado al país el cuerpo del último soldado muerto en la misión germana en Afganistán, fallecido el pasado miércoles en una emboscada contra una patrulla en las inmediaciones de Kunduz.
El atentado, en que resultaron heridos leves cuatro soldados alemanes, coincidió con una visita sorpresa a ese país del ministro de Asuntos Exteriores Frank-Walter Steinmeier.
Aquella misma mañana, poco después de la llegada del ministro, se había registrado ya un atentado, también en la provincia de Kunduz, en que resultaron heridos leves cuatro soldados.
Fuentes del Ejército, en Berlín, rechazaron que tales ataques estuvieran en relación con la visita del ministro.
Sin embargo, la insurgencia talibán desde Kabul afirmó lo contrario y recordó los ataques perpetrados durante la visita de Merkel a principios de abril.
La canciller visitó a sus tropas destacadas a principios de mes y los talibanes aseguraron entonces haber lanzado quince misiles cuando la canciller estaba aterrizando en la base del contingente en Kunduz.
Berlín rechazó esta versión y afirmó que el campamento fue atacado tan sólo con dos misiles y veinte minutos después de Merkel lo abandonara.
Con el soldado fallecido esta semana ascendieron a 31 el número de militares alemanes muertos en la misión de Afganistán.
Como parte de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), misión militar bajo mando de la OTAN, Alemania tiene destacados unos 700 soldados en Kunduz, del total de 3.800 militares que forma el contingente germano en ese país-.
Hasta 2011, el monto de la ayuda alemana a Afganistán habrá alcanzado los 1.200 millones de euros.