Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel niega avances en la crisis ucraniana pese a los mensajes de optimismo de Hollande y Renzi

La canciller alemana, Angela Merkel, ha advertido de que no ha visto ningún "avance en absoluto" en el diálogo entre Rusia y Ucrania al que han asistido varios líderes europeos este viernes en Milán (Italia), pese a los mensajes de optimismo lanzados por los mandatarios francés e italiano, François Hollande y Matteo Renzi, tras una primera reunión.
"No puedo ver aquí ningún avance en absoluto por el momento", ha declarado Merkel a la prensa, después de conceder que ha habido progresos "en algunos detalles", pero no en las cuestiones clave de la crisis que enfrenta a Kiev y Moscú, en especial respecto a las "continuas violaciones" de la integridad territorial de Ucrania.
El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, han discutido sobre la implementación del protocolo de Minsk que fija las condiciones del alto el fuego.
Sin embargo, no lo han hecho de manera bilateral, sino acompañados por Merkel, Hollande, Renzi y también por el premier británico, David Cameron, y por los presidente del Consejo, François Hollande, y de la Comisión, José Manuel Durao Barroso.
Al término del cónclave, Renzi ha dicho que aunque no habría una solución "en breve", sí se debían esperar avances significativos "en días, semanas". Mientras, el francés François Hollande se ha mostrado "positivo" ante la prensa y ha explicado que seguirán los esfuerzos diplomáticos a lo largo de la tarde.
Merkel y Hollande, participan en una segunda reunión con Putin y Poroshenko, sin el resto de colegas europeos, durante la que quieren ahondar en el modo de poner en práctica el "compromiso" expresado por la mañana en cuanto a la necesidad de cumplir las condiciones del alto el fuego para estabilizar la situación.
Hollande, además, ha señalado que las tensiones en la región y la vulneración por parte de Rusia de estos compromisos no sólo perjudica a Ucrania, sino que "pesa sobre Europa", porque mantiene unas sanciones económicas sobre Moscú que también afectan al mercado comunitario y porque traslada "dudas" a los mercados internacionales.
El primer ministro británico, por su parte, ha sido el más exigente con el Kremlin en sus declaraciones a los medios y ha dejado claro que la Unión Europea deberá "mantener las sanciones y la presión" sobre Rusia, mientras este país no saque sus tropas y armamento pesado del territorio ucraniano, entre otras exigencias.