Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Merkel pide un plan de viabilidad para dar ayudas públicas a la nueva Opel

La canciller alemana, Angela Merkel, pidió hoy "un plan director" sobre la viabilidad de una nueva Opel separada de General Motors para poder dar ayudas públicas a la compañía.
"Necesitamos algún tipo de plan director lo antes posible", afirmó Merkel en la conferencia de prensa tras la cumbre informal de jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea.
Merkel dijo que su Gobierno quiere dar "un mensaje de esperanza" a los trabajadores de la compañía, pero insistió en que necesitan información "fiable" para hacerlo.
Explicó que su ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, viajará próximamente a Estados Unidos para estudiar con la dirección de General Motors cómo se pueden disgregar en la práctica las actividades de las dos empresas.
Además, explicó que el ministro se reunirá también con la dirección y los sindicatos de Opel.
"Necesitamos analizar lo que pongan en la mesa" los responsables de GM, añadió la canciller.
También indicó que, al margen de la cumbre de la UE, trató brevemente el asunto con el primer ministro de Bélgica, Herman Van Rompuy, ya que Opel tiene una fábrica en la ciudad belga de Amberes cuyo futuro está en el aire.
Merkel explicó que está habiendo una serie de reuniones entre las autoridades de los países europeos con fábricas de Opel: España, Alemania, Bélgica y Reino Unido para analizar las posibles salidas a la situación.
El ministro Guttenberg señaló, en unas declaraciones publicadas hoy por el diario "Bild am Sonntag", que Opel debe buscar también inversores externos y asegurar que las ayudas públicas se destinan a su viabilidad propia y no a rescatar a GM, que atraviesa una gravísima crisis.
Opel dio a conocer el viernes su nuevo plan económico de futuro, que incluye su separación de GM, y presentará su estrategia al Gobierno alemán mañana, lunes.
Según informaciones publicadas en Alemania, la directiva de Opel calcula que, tras escindirse de General Motors, la compañía necesitará capital por 3.300 millones de euros.
El plan acordado por Opel no prevé el cierre de plantas en Europa, el gran temor de los 56.000 trabajadores que emplea la compañía en este continente, ni tampoco los despidos forzosos.
Según algunos medios germanos, el volumen de ayudas que estudia el Ejecutivo alemán sería de 2.600 millones de euros, que se repartirían, al cincuenta por ciento, entre el Estado y los estados federados que albergan fábricas de la marca: Hesse, Renania del Norte-Westfalia, Renania-Palatinado y Turingia.